Qué hacer y ver en Salta

Salta es una ciudad ubicada en el noroeste de Argentina, muy conocida por su arquitectura colonial y por ser la capital de una de las provincias más bellas del país.

Al contrario que en la mayoría del mundo, el norte de Argentina suele ser más pobre que el resto del país. Hay falta de inversiones, los niños no van a la escuela y, en general están bastante abandonados. No por ello debes esperar mayor delincuencia. Salta es un lugar tranquilo.

Verás que la población de Salta está prácticamente dedicada al 100% al turismo, único sector que parece poder generar algo de riqueza para esta región. Lo cierto es que Salta tiene mucha más capacidad para absorver turismo. Hay todavía poca gente que conoce la ciudad y las maravillas naturales que se pueden visitar a su alrededor.

A Salta seguramente llegarás en avión, a través del Aeropuerto Internacional General Martín Miguel de Güemes, que está a unos 11 kilómetros de la ciudad. Hay rutas low cost desde Buenos Aires con Norwegian, Latam, Aerolíneas y Andes. Desde el aeropuerto puedes llegar a la ciudad con taxi. Hay un servicio de transporte fiable y seguro en la salida del mismo que te llevará hasta tu destino directamente.

Qué ver en la ciudad de Salta

En el trayecto hacia tu alojamiento, seguramente verás que la ciudad es un poco caótica, como todas las ciudades argentinas, en realidad. Hay mucho tráfico, embotellamientos, bocinas, etc. Sin embargo, el centro de la ciudad es muy diferente, más tranquila y sorprendente.

Con algo más de medio millón de habitantes, Salta no es una ciudad especialmente grande, así que lo más destacado puedes verlo en un día. Sin embargo, en mi opinión, lo mejor de Salta no está en la ciudad, sino un poco más lejos.

Plaza 9 de julio Plaza 9 de julio de Salta

La plaza 9 de julio de Salta es el epicentro de Salta, donde están el Cabildo, la Catedral o el Teatro provincial. Actualmente la plaza es peatonal casi en su totalidad. El suelo es empedrado y hay habilitado un carril para el paso de vehículos oficiales y de transporte de pasajeros.

En el centro de la plaza hay un jardín con césped y diferentes especies arbóreas. En los alrededores, bajo las fachadas de los edificios, los turistas, trabajadores y habitantes de Salta descansan en las terrazas o compran moda y complementos en las tiendas de productos locales.

Basílica San Francisco

Basílica de San Francisco en Salta

Preciosa. Es un ejemplo perfecto de arquitectura colonial y está perfectamente conservada. Data del año 1625, aunque varios incendios y la guerra de Independencia la dejaron al borde de la destrucción.

Está a tan solo cien metros de la plaza 9 de julio, entre las calles Caseros y Córdoba. Y me atrevería a decir que el mejor momento para disfrutarla es cuando ha caído la noche y su fachada queda iluminada por los focos.

Catedral

Catedral de Salta

La Catedral es muy bonita también, aunque totalmente diferente a la Basílica de San Francisco. Así como esta última parece más humilde, la Catedral da la impresión de ser un palacio monumental culminado con dos torres a ambos lados.

Está en la plaza 9 de julio y fue reconstruída tras un terremoto ocurrido en 1856. Nuevamente, por la noche, iluminada el efecto es totalmente diferente.

Siempre hay gente entrando y saliendo de la Catedral. Al ser una plaza casi peatonal, se puede contemplar con total tranquilidad. Mucho ojo con los carteristas o aprovechados, que hay bastantes por ahí.

Cabildo de Salta

Cabildo de Salta

El Cabildo fue la sede de las autoridades locales desde los inicios de la ciudad de Salta en 1626, aunque posteriormente fue reconstruído y ampliado en diversas ocasiones. Actualmente da hogar al Museo Colonial y de Bellas Artes.

Su arquitectura es similar a la del Cabildo de Buenos Aires. Su aspecto no ha variado demasiado desde que en 1813 el gobernador Eustoquio Díaz colocó por primera vez la bandera argentina en el balcón principal tras ganar la Batalla de Salta en la guerra de Independencia.

Múseo Güemes

El museo Güemes rinde homenaje al ex Gobernador de Salta. Aquí vivió junto a su familia. Ahora, tras un largo proceso de rehabilitación, el antiguo hogar de la familia Güemes recoge la vida del también General e incluye proyecciones y exposiciones sobre el proceso independentista de Argentina.

El edificio también es digno de admirar, ya que representa también la arquitectura colonial importada por los españoles.

Cerro San Bernardo

El Cerro San Bernardo ofrece vistas de toda la ciudad de Salta desde unos 200 metros de altura. Lo mejor de todo es que solo hay un kilómetro de distancia hasta la plaza 9 de julio.

Se puede subir en coche, caminando a través de una escalera de piedra de 1021 escalones o con el teleférico, que tarda unos ocho minutos desde el Parque San Martín.

Santuario Virgen del Cerro

Es un lugar de devoción para mucha gente en Salta. Supuestamente se apareció la Virgen en varias ocasiones y desde entonces se celebran encuentros y misas en su honor. Se puede entrar gratuitamente.

Qué ver en la provincia de Salta

Como decía antes, lo mejor que ver en Salta está fuera de la ciudad. Los siguientes lugares puedes visitarlos por tu cuenta alquilando un coche o contratar una de las excursiones que parten muy temprando todo los días desde la ciudad. Algunos de ellos están al norte y otros al sur, así que necesitarás mínimo dos días para verlo todo porque en Argentina las distancias son muy largas.

Quebrada de las Conchas

Este parque natural está a unos 90 kilómetros de la ciudad de Salta. Su nombre se debe a la cantidad de restos marinos que se han encontrado en la zona.

Dentro de la reserva discurre el río de las Conchas, paralelo a la famosa ruta 68 que une Cafayate y Salta. La particularidad de los paisajes, repletos de llanuras, montañas y formas extrañas, nos permiten disfrutar de fotografías únicas. En algún momento, en el pasado, esta región estuvo inundada de agua y ahora podemos diferentes lugares como el Anfiteatro, el Fraile, las Ventanas o los Castillos, llamados así por sus curiosas formas.

Mirador Tres Cruces de Salta

Tres Cruces

En el camino hacia Cafayate, irás encontrando diversos lugares destacados donde tendrás que parar por su singularidad o la belleza del paisaje. El primero de estos puntos es el mirador de Tres Cruces, perteneciente a la Reserva Natural Quebrada de las Conchas.

En el mirador, lo que impacta es el contraste de colores en un paisaje que parece desértico. El agua, los arbustos y la tierra roja dotan de un color especial a un lugar que parece mágico, rodeado de cerros sin aparente vida.

Garganta del Diablo

Entrada a la Garganta del Diablo en Salta

La Garaganta del Diablo es el nombre de una formación rocosa que algunos dicen es similar a la tráquea humana. Se trata de un pared vertical muy escarpada, ubciada en una enorme grieta que se ve desde la carretera, que en algún momento fue un cascada. El agua le ha dado forma y actualmente es uno de esos lugares con los que la naturaleza se empeña en impresionarnos.

El Anfiteatro

El Anfiteatro en Salta

Apenas a unos metros se encuentra El Anfiteatro, otra formación rocosa en el interior de un cerro y que según cuentan los guías tiene una acústica similar al Teatro Colón de Buenos Aires. En esta parada seguramente encontrás algún músico que aporta un toque especial a la visita, precisamente gracias a la acústica del lugar.

En la entrada hay vendedores. Puedes encontrar productos manufacturados y también comida y bebida.

Tanto este como el Anfiteatro son dos lugares difíciles de describir y de fotografiar, no es nada fácil plasmarlo con palabras, lo mejor sería que los visites.

Los Castillos

Los Castillos en Salta

Los Castillos son una serie de formaciones rocosas a las que por su similitud con los castillos medievales se les llamó así. También tienen cierta semblanza con la ciudad nabatea de Petra. A lo largo de la ruta 68, tras una curva en la que aparentemente no hay nada, encontrarás un trozo de tierra que te permite tomar una buena instantánea de la visita.

Es un lugar curioso, en la nada, atravesado por una carretera apenas transitada en la que parece que únicamente los turistas se deciden a parar.

Cafayate

Cafayate es el destino final de la ruta 68, un pequeño pueblo de unos 15 mil habitantes en el que se cultiva vino de calidad. Además, la urbe destacada por sus atractivas calles de estilo colonial. Tanto si llegas por tu cuenta como si lo haces con una excursión, es normal entrar a visitar alguna de las bodegas.

Abra Blanca

Vistas desde la cima de Abra Blanca

Abra Blanca es el pico más alto de la provincia de Salta. Para llegar hasta él hay que hacer un sinuoso camino desde Salta, que finaliza a 4.080 metros de altura. Durante la subida es recomendable comer hoja de coca para habituar al cuerpo a la altura y evitar mareos. Al llegar a la cima hay que caminar despacio, por si acaso el cuerpo nota la diferencia de altura y la dificultad para repisar.

No hay mucho que hacer aquí, más que hacerse una foto con el cartel que indica la altura y estirar un poco las piernas.

San Antonio de los Cobres

San Antonio de los Cobres

Este pequeño municipio ofrece a los turistas cerámica típica local, pero es sobre todo conocido por ser la estación de partida de el Tren a las nubes y el paisaje del impresionante Viaducto La Polvorilla, por donde pasa el tren a 63 metros de altura.

Tren a las nubes

Tren a las nubes en el Viaducto La Polvorilla
Tren a las nubes. Foto: Gavieiro Juan M (Wikimedia)

El Tren a las nubes une San Antonio de los Cobres hasta el Viaducto La Polvorilla, en un recorrido de una hora. La velocidad máxima del tren es de 35 km/h. Se puede contratar el trayecto en tren partiendo desde Salta en autobús, con una serie de servicios añadidos.

Salinas Grandes

Salinas Grandes en Salta

Compartido por las provincias de Salta y Jujuy, en el altiplano argentino encontramos las Salinas Grandes, que como su propio nombre indica se trata de un enorme salar.

El paisaje blanco impresiona y te obliga a usar gafas de sol para no acabar con dolor de cabeza. La zona, despoblada, únicamente tiene un pequeño recinto para los trabajadores del salar. Ni siquiera las máquinas que transportan la sal son capaces de romper la tranquilidad del blanco infinito.

Además, todo este listado de lugares que ver en Salta se pueden completar visitando Jujuy, que es la provincia vecina y donde está Pumamarca, el Cerro de los Siete Colores y la cuesta de Lipán.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *