Las Cataratas de Iguazú desde Argentina y Brasil

Las cataratas de Iguazú son un espectáculo único que ayudan a enamorarse del planeta y a comprobar lo poderosa que puede llegar a ser la naturaleza. Calificadas como una de la siete maravillas del mundo, es posible que durante tu visita sientas la necesidad de tener alguien al lado a quien acercarte cuando ante tal inmensidad. No puedes morir sin verlas.

Las cataratas se nutren del agua que aporta el río Iguazú, que es, a su vez, alfuente del Paraná. Oficialmente, las cataratas de Iguazú pertenecen a Brasil y Argentina, aunque solo un 20% de los saltos están en terreno brasileño. El 80% restante de los 275 saltos están en el lado argentino.

Salto Bossetti

Hay una discusión eterna, que en realidad no tiene sentido, sobre qué parte es más bonita. Y no tiene sentido porque las cataratas son las mismas pero vistas desde otro punto. En Brasil se ven de frente y en Argentina de lado y desde arriba. Dicen que en Argentina se viven las cataratas y en Brasil se ven. Y estoy de acuerdo.

¿Dónde están las cataratas?

Las cataratas están sobre el río Iguazú, entre la región argentina de Misiones, al norte del país y la de Paraná en Brasil. El municipio más próximo es Puerto Iguazú, ubicado justo en el límite de la frontera con Brasil y Paraguay. Enfrente están situadas Foz de Iguaçu en Brasil y Ciudad del Este en Paraguay. Esta última es muy conocida por sus centros comerciales de productos baratos y de marca.

El Parque Nacional brasileño incluye mucho más terreno que el argentino porque el río Iguazú discurre por lado carioca, excepto el trozo compartido por ambos países.

Si has visitado las cataratas del Niágara o cualquier otra de un país occidental, trata de olvidarlas porque estas son mucho más espectaculares y están en un entorno totalmente salvaje.

Se trata de una zona semitropical, repleta de selvas frondosas y con una fauna exuberante y grande en número. El clima suele ser húmedo, en los meses de verano es imposible no empaparse y en invierno, la temperatura es más suave con noches frescas. Son habituales las tormentas cortas a media tarde.

Cómo llegar a las Cataratas de Iguazú

A los dos parques nacionales de Brasil y Argentina se puede llegar en automóvil, en autobús o en avión.

  • En coche, desde Buenos la mejor ruta es la Nacional 9, que conecta con la 14 al llegar a la altura de Uruguay y finaliza con la Nacional 12 que lleva a Puerto Iguazú y a Brasil. Desde Puerto Iguazú haya unos 25 minutos por carretera hasta el Parque.
  • El aeropuerto de Misiones está apenas a 9 kilómetros de las Cataratas de Iguazú. Es posible verlas desde el avión durante la maniobra de descenso. El aeropuerto internacional de Foz do Iguaçu está todavía más cerca de la entrada al Parque brasileño, ya que solo le separan tres kilómetros.
  • Aunque en Argentina no está desarrollado el ferrocarril, cuentan con empresas de transporte muy potentes, que realizan recorridos largos muy cómodos. De Buenos Aires a Iguazú se tarda unas 18 horas.

Para moverse entre Brasil y Argentina hay que cruzar el Puente Tancredo Neves y superar el control de aduanas. Es un proceso lento en el que hay que presentar el pasaporte. Se puede ir con automóvil propio, en taxi o en autobús (hay líneas regulares).

Qué hacer en el lado argentino

La parte argentina se asemeja a un parque de atracciones, pero sin atracciones. En un día es posible recorrer el Parque y disfrutar de las diversas excursiones y actividades que se ofrecen. Estas pueden ser contratadas en el mismo parque, en tu alojamiento o en cualquier agencia de viajes de la zona.

Puedes elegir qué hacer en las Cataratas a través de diversas rutas, empezando por arriba, por abajo o con alguna actividad. Lo recomendable es dejar la Garganta del Diablo para el final, ya que mucha gente decide ir al principio y es un sitio pequeño. Además, después de ver la Garganta lo demás te parecerá poco.

Ahora disfruta con las vistas, no tengas prisa. Probablemente hará mucho calor. No tengas miedo a acercarte a las cataratas y empaparte con el vapor de agua.

Paseo inferior

El paseo inferior tiene 1400 metros de extensión, pero es el que presenta mayor dificultad, ya que tiene bajadas y subidas por pasarelas y escaleras. Recorre la parte más próxima al centro de las cataratas.

Si llegas a primera hora, lo recorrerás a solas o entre coatíes. Se puede empezar desde el faro o desde el Viejo Hotel.

Este paseo permite ver desde abajo los salto Alvar Núñez, Salto Chico, Dos Hermanas y Bossetti. Son estos dos últimos los más impresionantes del recorrido.

Paseo superior

El paseo Superior parte entre el faro y la estación Cataratas. Son 1750 metros que recorren la parte superior de las cataratas, entre pasarelas y caminos de tierra.

Es un circuito relativamente pequeño, pero que permite ver el Parque desde arriba en los miradores Adán y Eva, Bossetti, Mbigu¨à Chico, Ramírez y San Martín.

Sendero Macuco

El sendero Macuco tiene una extensión de 3,5 kilómetros, desde el Centro de Investigaciones Ecológicas Subtropicales y finaliza en el salto Arrechea. Tras llegar al salto tendrás que dar la vuelta y deshacer el camino.

Sendero Verde

El sendero Verde es el más corto del Parque Nacional. Son 600 metros por un camino de tierra desde la entrada hasta la estación Cataratas.

Sendero Yacaratia

El sendero Yacaratia está reservado para excursiones en vehículos especialmente acondicionados. Son 5,5 kilómetros de extensión entre la selva, desde la parte posterior a la Estación Central hasta el puerto Macuco.

Isla San Martín

La isla San Martín es un gran islote ubicado en el centro de las Cataratas de Iguazú. Dispone de un sendero de 700 metros de extensión que rodea la parte superior del islote y permite ver el salto San Martín de frente.

Para llegar a la isla hay que tomar un bote al final del circuito inferior. Este sendero cierra cuando el cauce del río es muy alto.

Tren ecológico de la Selva

El Tren Ecológico de la Selva es el único medio para llegar a la Garganta del Diablo. Existen tres paradas, la Central al principio del Parque, la de Cataratas, que distribuye hacia los senderos superior e inferior, y la de la Garganta del Diablo.

Comprueba con antelación las últimas salidas del tren para no perderte nada. Es gratuito.

La Garganta del Diablo

Para ir a la Garganta del Diablo hay que hacerlo con un tren que parece de juguete, el Tren ecológico de la Selva. No hay otra forma de llegar. El paseo es entretenido y circula entre la selva. La última salida hacia la Garganta del Diablo es a las 16:15.

Ni se te ocurra llegar tarde. Tras llegar a la estación, hay que recorrer caminando 1200 metros de pasarelas de metal sobre el río Iguazú. Sabrás que te acercas a la Garganta porque hay agua por todos lados y sube vapor de agua frente a ti. Agua delante, detrás, a la izquierda y a la derecha. Sigue andando y asómbrate.

Habrá mucha gente pero no creo que te importe. No es fácil describir la sensación. Hay que verlo. Tanta agua, tanta fuerza… Es algo que no entra en la cabeza. No puedes pensar que algo así pueda existir hasta que lo ves. El agua cae con una fuerza brutal. Ni siquiera se ve el final de la casacada.

La Garganta del Diablo es un momento imperdible en la vida de cualquiera. La vuelta hacia el tren y el trayecto al hotel sirven para reflexionar, para ordenar las ideas después de sentirse tan pequeño ante las cascadas de Iguazú.

La Gran Aventura

Con un camión descapotable, circularás por el sendero Yacaratia, conociendo las especies arbóreas con guías de la zona. El recorrido comienza en la Central, al lado de la estación Cataratas, y finaliza tras cinco kilómetros en el Puerto Macuco, desde donde se embarca en una lancha para navegar río arriba entre el cañón del río Iguazú.

En el bote proporcionan una bolsa impermeable donde meter todas las pertenencias.

Verás a ambos lados del río diversos saltos y la emoción te embargará en cuanto veas al final los saltos Tres Mosqueteros y San Martín, el segundo más grande de las Cataratas y al mayor que por profundidad pueden aproximarse las lanchas.

En este momento, frenarán las lanchas para que todo el mundo pueda hacerse la foto con las carataratas de fondo y, a continuación, te acercarán tanto al salto de agua que será imposible no mojarse por completo. Además, no podrás abrir los ojos porque la luz blanca reflejada en el agua es cegadora. La experiencia es brutal, saldrás de allí con la euforía por las nubes.

Después de esto, totalmente empadado subirás unos 150 metros de escaleras, justo al borde del río. Si has elegido hacer esta actividad al principio de tu visita, ahora comienza tu viaje por las increíbles Cataratas de Iguazú.

Paseo ecológico

El paseo ecológico es una tranquila actividad con balsas a remo, que recorre 2,5 kilómetros del río Iguazú con guías lugareños que van descubriendo la flora y fauna del lugar.

Paseo de luna llena

Durante cinco noches al mes, existe la exclusiva oportunidad de visitar las cataratas contando con la iluminación de la luna llena. Es un recorrido de unas dos horas y media que comienza en la entrada del parque y llega hasta la Garganta del Diablo, atravesando la selva con el Tren Ecológico y junto a un guía del parque.

Qué hacer en el lado brasileño

La parte brasileña de las Cataratas de Iguazú está compuesta por un Parque Nacional de 180.000 hectáreas, tres veces más que el argentino. El Parque comienza en el centro de bienvenida, donde tendrás que sacar la entrada y esperar a que un autobús te lleva hasta la parte de las cataratas.

Lo bueno de este lado es que únicamente cuenta con un camino, denominado Senda de las Cataratas, de 1,5 kilómetros de extensión, pero que te llevará toda la tarde completar. Rodeados de agua, selva y coatíes, irás subiendo en altura a través de pasarelas sobre el río. El espectáculo es grandioso.

Es impresionante el sonido del agua cayendo sin cesar. Hay una pasarelas que nos lleva justo frente a las cataratas y es el lugar perfecto para hacer la foto. Y más tarde quedaremos tan cerca del agua que casi podremos tocar la cascada.

Se tarda entre dos y tres horas en hacer todo el recorrido. Y la vuelta al hotel te aseguro que será dura. Lo será porque has estado caminando con una humedad a la que no estás acostumbrado y tu cuerpo lo nota.

En el Parque Nacional hay restaurantes, tienda de recuerdos, un hotel y diferentes servicios para el visitante.

Sendero del Pozo Negro

Unos metros antes de las cataratas, hay una ruta de 900 metros que puede ser realizada a pie, en bicicleta o en coche, atravesando la selva y contemplando la fauna y flora. El camino finaliza en la parte alta del río Iguazú donde hay un pequeño muelle para paseos en barca y remo.

Sendero de las Bananeiras

El sendero de las Bananeiras atraviesa medio kilómetro de selva, desde la carretera principal del Parque hasta el río, donde está el muelle. Este sendero es el que da inicio al paseo ecológico en la parte brasileña de las cataratas.

Macuco Safari

Igual que en la parte argentina, la brasileña también tiene su paseo en lancha motora con aproximación a los saltos más importantes de las cataratas.

Paseo en helicóptero

Partiendo desde la entrada al Parque Nacional y durante un viaje de 15 minutos, puedes contemplar todos los saltos de las Cataratas de Iguazú de ambos lados.

El precio ronda los 100 euros por persona, pero es una experiencia inolvidable.

Consejos y recomendaciones

Salto Bossetti desde el paseo superior

Vacunas

Aunque no es obligatoria, es recomendable vacunarse de Fiebre amarilla. Para ello deberás dirigirte a tu centro de salud o solicitar cita en el centro de vacunación de tu ciudad.

Es indispensable que compres y lleves repelente contra las picaduras. En una zona como esta hay bichos de todo tipo, los mosquitos son enormes y sus picaduras muy habituales.

Precios

Hay diferentes precios para adultos, para brasieños, para argentinos, para niños y personas mayores. En la parte brasileña se paga la entrada y el transporte en autobús desde el centro de bienvenida.

La entrada del lado brasileño puede comprarse en el sitio web.

Ropa

En verano, la humedad en la zona es muy alta. Te mojarás y querrás mojarte con el agua de las cataratas, así que necesitarás algo de ropa seca para cuando te marches. Si además decides realizar el paseo en lancha, necesitarás una muda completa.

Moneda

En Argentina, la moneda oficial es el peso y en Brasil el real. Sin embargo, podrás utilizar dólares estadounidenses en todo momento. Si te mueves entre ambos países, no te sientas en la obligación de cambiar de moneda.

Comida

En los Parques hay restaurantes y zonas para comer. Es importante no dejar la comida a la vista o te la robarán los coatíes, que no tienen ningún pudor en acercarse a la gente.

Etiquetas:,

2 comentarios

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *