Cómo llegar al cerro Aconcagua desde Mendoza

El Aconcagua es el pico más alto de América. Sus 6962 metros de altura se alzan majestuosos entre la cordillera Principal, que forma parte de los Andes y separa Argentina de Chile.

Aunque parte de la montaña está en el lado chileno, es en el argentino donde está la entrada al Parque y donde se obtienen las mejores vistas.

La ciudad más próxima al Aconcagua es Mendoza. La capital de la belleza y del vino Malbec, vive alejada del glamour de esta montaña, porque en realidad no se ve desde la ciudad. Hay que recorrer parte de la Ruta Nacional 7 para ver por primera vez la cima, seguramente poblada de nieve.

Durante los primeros kilómetros es posible no ver con nitidez la montaña, ya que son habituales las tormentas de arena y el aire no queda limpio.

Has de tener en cuenta que toda la región que rodea Mendoza es desértica. Si llegas hasta allí en avión lo comprobarás enseguida. Hay muy poca vegetación, así que el agua está realmente bien aprovechada.

Excursión al Aconcagua desde Mendoza

Entrada al Parque Aconcagua
Entrada al Parque Aconcagua

La entrada al Parque Provincial del Aconcagua está a unos 185 kilómetros de Mendoza y comprende más de 70.000 hectáreas que protegen y conservan la fauna y la flora de la zona.

Desde el primer momento verás imágenes impresionantes. Cada montaña es diferente a la siguiente, tienen decenas de colores y diferentes formas. Además, el río de agua del deshielo, ha formado con el paso de los años unas impresionantes paredes verticales.

Es difícil que no te apetezca parar en cada curva para hacer fotos o vídeos. Además, descubrirás enseguida una vía de tren, que ya no se utiliza. Esa vía acompaña a la carretera todo el camino, a veces muy cerca y otras en la lejanía, pero nunca llegan a separarse.

Uno espera que en algún momento pase un tren, pero acaba decepcionado cuando ve la vía invadida por piedras o cortada por algún desprendimiento. En El Puente del Inca pasarás por encima de las vías.

Cómo llegar al Aconcagua

Panorámica durante el viaje al cerro Aconcagua

Debido a la distancia y a que la carretera tiene innumerables curvas, es importante salir pronto de Mendoza. El trayecto, sin parar, es de casi tres horas. Puedes hacerlo en una excursión contratada previamente, en el hotel o en cualquier agencia, en autobús o por tu propia cuenta.

Las excursiones suelen incluir paradas en lugares también destacados como El Puente del Inca o el embalse de Potrerillos.

La empresa Bettini realiza el recorrido entre Mendoza y El Puente del Inca (a solo unos metros del Aconcagua) todos los días, realizando la primera salida a las 6 de la mañana y la última vuelta a las 20 horas. Se puede comprar el ticket online.

El viaje transcurre por completo por la Ruta Nacional 7 y no se hace pesado, puesto que el paisaje es espectacular. Por supuesto, no es lo mismo hacerlo en verano que en invierno, cuando puede llegar a ser peligroso o imposible, en función del estado de la carretera.

Encontrarás vehículos de todo tipo y generalmente se respeta la señalización. Aunque no esperes que dejen de adelantar con línea continúa. Hay tramos de carretera de uno y de dos carriles, pero también hay carriles de adelantamiento.

Qué ver en el camino hacia el Aconcagua

El Puente del Inca

El Puente del Inca

El Puente del Inca es una zona protegida, muy próxima a la entrada al Parque Aconcagua. Se trata de una formación rocosa suspendida sobre el río Las Cuevas a 27 metros de altura.

Está compuesto por sedimentos y otros tipos de materiales. Bajo la formación hay estalactitas.

Desde el año 2006 está prohibido el paso por el puente, debido desprendimientos y grietas en la roca. Durante años se utilizaron las aguas del río como termales, ya que posee propiedades curativas. Los expertos creen que el uso del agua produjo estrés hídrico al puente, lo que unido al paso de mercancías provocó las grietas que motivaron el cierre del mismo.

Alrededor del puente hay algunos comercios que venden productos locales y otros tantos sirven comida. Apenas viven más de 100 personas en este pueblo, muchos de ellos destinados en los cuarteles.

La antigua vía de tren

Antigua vía del tren transandino

La vía de tren que verás durante todo el recorrido hasta el Aconcagua, corresponde al antiguo Ferrocarril Trasandino, que hacía el trayecto desde Los Andes a Mendoza desde 1910.

Pero como comprobarás durante el camino, las dificultades por el tiempo, la orografía y los derrumbes, hicieron que el tren dejase de funcionar en 1984.

En su momento, la construcción de la vía supuso un reto para la ingeniería, ya que debieron utilizar tecnología punta. Actualmente hay varias zonas de la carretera donde se puede parar muy cerca de la vía y hacer algunas fotos. La que acompaña este texto la hice volviendo a Mendoza, nada más salir de El Puente del Inca, junto a un pequeño cementerio.

Una empresa argentina ha propuesto retomar el proyecto y hacer funcionar de nuevo el tren, aunque tendrá que desembolsar mucho dinero si quiere que la vía no corra la misma suerte que antaño.

Los Penitentes

Los Penitentes es una estación de esquí muy próxima al Parque Aconcagua. En invierno, esta estación está repleta de turistas, pero en verano parece un lugar abandonado.

Uspallata

Uspallata es el último municipio «grande» antes de afrontar más de cien kilómetros sin gasolineras. Así que si necesitas comprar algo, este es el mejor lugar para hacerlo.

A partir de Uspallata comenzarás a ver el pico del Aconcagua.

El embalse de Potrerillos

El embalse está a 30 kilómetros de Mendoza. Fue inaugurado en el año 2003 y tiene una altura de 116 metros.

Debido a que el agua procede del deshielo, su color es menos oscuro. Los mendocinos acostumbran a acercarse hasta el embalse para disfrutar del baño en la época estival.

Es normal que incluso aparquen sus coches y camionetas muy cerca del agua, aunque está prohibido el paso. Hay también actividades de agua como rafting y vela.

Actividades en el Parque Aconcagua

Si solo subes para admirar las vistas y hacer turismo, puedes comprar la entrada al Parque allí mismo. En la entrada hay un parking con una pequeña construcción y unos baños gratuitos.

A la derecha de esta edificación hay un camino de tierra marcado con cuerdas que lleva hasta el primer mirador. Suele estar vacío y si el tiempo acompaña da para una foto espectacular.

Tras pagar la entrada puedes entrar en el parque y comenzar el recorrido.

Circuito Horcones

Final del circuito Horcones, con la laguna y el cerro Aconcagua al fondo
Final del circuito Horcones

En el edificio puedes pedir consejo y te indicarán la ruta más aconsejable. Lo habitual para quienes no pretenden realizar un gran esfuerzo físico, es hacer el sendero de la Laguna de los Horcones.

Son unos pocos kilómetros, lo que lleva aproximadamente una hora entre ir y volver. Durante el recorrido, comprobarás la majestuosidad del Aconcagua desde diferentes vistas y llegarás hasta la laguna, que tendrá más o menos agua en función de la época del año.

Es un paseo muy tranquilo en el que, por cierto, notarás la falta de oxígeno. Estás a casi 3000 metros sobre el nivel del mar y el cuerpo te avisa de que tardarás unos minutos en aclimatarte a este nuevo entorno.

Trekking

En caso de acudir a realizar alguno de los circuitos de trekking, debes fijarte si necesitas permiso previo. En cualquier casi, si solicitan un registro en el sitio web del Parque.

Hay circuitos de un día, de tres días y de siete días.

Preparativos para la excursión

La carretera hasta el Aconcagua está en buen estado, pero hay muchos kilómetros sin civilización alguna alrededor. Además de llenar el depósito del coche antes de salir, es importante recordar:

  • Llevar agua y comida. Aunque en los poblados encontrarás lugares donde comprar alimentos.
  • Protector solar. Aquí el sol quema aunque estés dentro de un vehículo. No olvides tampoco gafas de sol y gorra.
  • Una prenda de abrigo. Aunque viajes en verano, hay viento y la brisa es fresca.
  • Comprueba la meteorología antes de iniciar el viaje.
  • Por último, hay radares de tráfico. Si ves que los demás automóviles frenan, haz lo mismo, ya que la mayoría no están señalizados.
Etiquetas:

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *