La ruta del cañón del Mascarat
Ruta al cañón del mascarat en Altea

La ruta del cañón del Mascarat

El cañón del Mascarat se encuentra en Altea, escondido bajo la carretera y las vías del tren que unen por la costa las comarcas alicantinas de la Marina Baixa y la Marina Alta.

La ruta del cañón del Mascarat es una experiencia corta y emocionante que te llevará a través de un desfiladero impresionante, bajo la carretera nacional. Realmente uno acaba sorprendido por las formas que han adoptado las rocas, lo realmente grande que es el estrecho y lo «instagrameable» que es el lugar con los puentes que pasan por encima.

El Cañón del Mascarat

El Cañón del Mascarat es una joya natural que te sorprenderá con su impresionante belleza. A medida que avanzas por el sendero, te adentrarás en un desfiladero tallado por la acción del agua a lo largo de miles de años. Los acantilados que se alzan a ambos lados alcanzan grandes alturas, creando un ambiente majestuoso y cautivador.

El desfiladero también alberga una rica diversidad de flora y fauna, aunque en verano puede que te lo encuentres bastante seco. Podrás observar especies de plantas autóctonas y, si tienes suerte, avistar aves rapaces que anidan en las paredes de los acantilados.

Además de su belleza natural, toda la zona del Cañón del Mascarat también tiene una interesante historia. A lo largo de los siglos, ha sido utilizado como refugio y defensa natural debido a su difícil acceso desde el mar. También se han encontrado restos arqueológicos que datan de la época romana, lo que evidencia su importancia histórica en la región.

Desfiladero del cañón del Mascarat

La ruta del Mascarat

Es una ruta muy corta, de menos de 1 hora y que pueden realizar personas de todas las edades. El sendero es bastante accesible, aunque en algunos tramos puede presentar cierta dificultad debido a las grandes rocas y algunos desniveles.

El camino es de piedra y tierra y, aunque es bastante fácil, si vas con pequeños, necesitarán tu ayuda en ciertos tramos. Es posible ascender o escalar en algunas partes. Ojo porque la caída sería dolorosa. Es recomendable recomienda llevar calzado adecuado y tener precaución durante el recorrido.

Al fondo del cañón del Mascarat, cuando se estrecha, parece que ya no hay nada más y algunas personas se dan la vuelta, pero es justo ahí cuando llega la parte más sorprendente, así que no dejes de avanzar hasta que una pared vertical te lo impida.

Por último, no te adentres en el cañón si hay lluvia fuerte.

Puente antiguo del Mascarat
Puente antiguo del Mascarat

Cómo llegar al cañón del Mascarat

Al Cañón del Mascarat se accede desde la urbanización Mascarat, perteneciente a Altea. Se llega por la carretera nacional N-332. Si te desplazas por la autopista, debes tomar la salida hacia Altea/Calpe, para continuar por la nacional hacia Calpe. Después tienes que salir justo antes de los túneles, donde indica Pueblo Mascarat.

Si viajas desde Calpe, entonces debes pasar los túneles y continuar hasta la salida que indica Pueblo Mascarat, justo donde está la iglesia ortodoxa con cúpulas doradas. Desde ahí, avanza hacia el puerto y sigue las señales.

El inicio de la ruta está justo en una curva de la carretera de la urbanización. No hay aparcamiento aquí, pero sí un poco más adelante. Continua y gira en la primera a la izquierda. Un poco más arriba hay plazas gratuitas. Si buscas en Google Maps «Cañón del Mascarat» te lleva directamente al inicio.

También puede interesarte  Qué ver en Altea en cualquier momento del año

Qué ver alrededor del cañón del Mascarat

El cañón está en una zona de gran valor ecológico y medio ambiental, rodeado de altos acantilados y calas de agua cristalina. Justo frente al inicio de la ruta al estrecho, hay otro sendero que lleva hasta la playa, recorriendo el lateral del barranco en unos 15 minutos. Desde aquí puedes visitar el puerto deportivo o contemplar algunas de las atroces construcciones que se levantaron en esta costa, casi encima del mar y destrozando la montaña.

Morro del Toix
Morro del Toix

Si recorres toda la urbanización, podrás contemplar las tres calas de la zona y la impresionante pared vertical que desciende del Morro del Toix.

Si te quedas con ganas de más, puedes continuar la visita en el casco antiguo de Altea, tomarte un baño en las playas de agua transparente de Calpe, ascender al Peñón de Ifach o pasear por las calas de Benissa.

Participar