Visita a las cataratas Montmorency desde Quebec

Las cataratas Montmorency están tan cerca de la ciudad de Quebec que pueden verse incluso desde la carretera y desde el puente a través del que se accede a la Isla de Orleans. Y para quien no está costumbrado a ver cascadas inmensas, es impresionante.

Es un parque pequeño, comparado con otros de Canadá como La Maurice o Jacques Cartier. Puedes elegir pasar todo o medio día, dependerá de todo lo que quieras hacer. La Société des établissements de plein air du Québec es la agencia que administra el parque y gestiona las entradas.

Cómo llegar al Parque de la Chute-Montmorency

Solo 15 minutos separan el Parc de la Chute-Montmorency del centro de la ciudad. En coche, únicamente hay que seguir la carretera que discurre paralela a la bahía de San Lorenzo hasta el Puente de la Isla de Orleans.

También se puede llegar en bicicleta, a través de diferentes ciclovías. Y con la línea de autobús 800, que parte desde la calle Gare du Palais, detrás de la estación de autobuses. La ruta realiza 24 paradas y tarda unos 27 minutos en llegar al Parque. El billete individual cuesta 3,40 CAD. Los menores de seis años no pagan.

El aparcamiento cuesta 3,48 CAD por persona y la entrada al parque cuesta casi 7 dólares. Los menores de edad no pagan. Una vez dentro puedes escoger diferentes actividades para realizar, que deberás reservar en el centro de bienvenida.

Puedes elegir no realizar ninguna actividad y simplemente disfrutar del paisaje y de las cataratas. Su ubicación es perfecta para verlas desde cerca, desde arriba o desde los laterales. Puedes llegar casi a tocarla bordeando el río o subir al mirador por unas escaleras de madera interminables.

También hay un sendero que rodea la cascada entre el bosque y reaparece arriba, justo antes de cruzar el puente suspendido.

Es recomendable que te lleves comida, porque solo hay venta de alimentos en el centro de bienvenida y en la mansión, que es donde llega el teleférico.

Qué hacer en las caratatas Montmorency

Subir en el teleférico

El teleférico lleva directamente, por algo más de 12 dólares, a la parte alta del Parque. Tiene la parada frente a la Mansión Montmorency y cerca del mirador La Baronne.

Visitar los jardines

En invierno, el Parque queda impracticable en cuanto llega la nieve. El río se congela y es peligroso caminar por algunas zonas. Sin embargo, en cuanto llega la primavera, los bosques que rodean la mansión están llenos de flor y los tulipanes muestran su mejor color.

Lo mejor de todo es que es gratis.

Hacer senderismo

Hay tres senderos de un máximo de 3 kilómetros de largo.

  • El Sentier du Cottage es el más accesible para personas con movilidad reducida o familias con carritos. Atraviesa la cascada por detrás y llega hasta el puente colgante.
  • Sentier des Résurgences es un paseo de 2,5 kilómetros al lado del río, encima de las cataratas.
  • Y el Sentier du 31 julliet es el más complicado porque en algunas zonas hay pendientes de dificultad moderada. Es solo 1 kilómetro.

Tirolina

La tirolina sobre las cataratas parece un desafío a tu propia valentía. Son 300 metros de largo, que te llevan cuesta abajo desde el acantilado hasta cerca del mirador La Baronne. En el trayecto se escucha el ruido del agua golpear durante la caída.

Se puede hacer de forma individual o en pareja, ya que ha dos cables paralelos. El precio es de 27 CAD por persona.

Vía Ferrata

La Vía Ferrata es un opción increíble, que suele encontrarse en un ningún otro lugar con estas condiciones naturales. Se trata de una ruta para principiantes, recomendada para mayores de ocho años y ubicada en la pared izquierda de la cascada.

Los participantes están siempre enganchados a un cable y van acompañados de un guía. Es una gran experiencia. Cuesta 33 CAD.

También existe la posibilidad de hacerlo durante el atardecer, aunque esto hay que reservarlo con antelación.

La tirolina y la vía ferrata se pueden reservar en el sitio web del parque donde están las tarifas de todas las actividades. Todo lo demás lo contrarás en la entrada al aparcamiento.

En invierno el Parque permanece abierto y ofrece otras actividades como la esclada de la cascada congelada o paseo entre la nieve con raquetas.

Etiquetas:

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *