Ruta de 12 días por el este de Canadá

Planificar una ruta de doce días por Canadá resultó más complicado de lo pensado y, una vez decidida y programada, mientras la disfrutábamos, fuimos cambiando algunas cosas y lamentando no haber hecho otras.

Canadá es muy país inmenso, así que aunque decidas únicamente recorrer parte de la coste este, algunas distancias son realmente pesadas. Puedes hacer la ruta por Canadá en coche, ya que sus carreteras son buenas, en avión, aunque no son baratos los vuelos, o en tren.

En cualquier caso, debes decidir si quieres más ciudades que campo o viceversa, o una parte intermedia con un poco de todo. Esta última opción fue la opción que escogimos nosotros, aunque como explicaré más tarde nos hubiese gustado meter más verde.

Ruta por el este de Canadá

Nuestro viaje comenzó en Montreal, donde aterrizamos procedentes de Valencia vía Múnich con Lufthansa. Recogimos el coche que teníamos reservado con Avis y nos marchamos esa misma tarde hacia Ottawa.

Decidimos hacerlo así para terminar el viaje en Montreal habiendo devuelto ya el viaje, aunque también podríamos haber pasado los primeros días en Montreal y devolver el coche directamente en el aeropuerto procedentes de cualquier otro sitio.

Ottawa – Días 1 y 2

Edificio del Parlamento de Canadá en Ottawa
Parlamento de Canadá

Así que llegamos a Ottawa sobre las 23 horas y nos metimos directamente en la cama para comenzar al día siguiente a descubrir Canadá.

Despertamos pronto debido al jet lag y tras desayunar en el buffet del hotel salimos a conocer la capital de Canadá. Dedicamos todo el día a la ciudad donde se toman las decisiones sobre el futuro del país. Seguramente con un día tengas suficiente para ver Ottawa.

Al día siguiente, montamos muy pronto en el coche y salimos rumbo a las Cataratas del Niágara.

Alojamiento en Ottawa: Carleton Suite Hotel

Cataratas del Niágara – Día 2

Aunque la previsión era tardar unas seis horas, nos encontramos una gran caravana de vehículos que retrasó nuestra nuestra ruta por Canadá y la llegada a las cataratas tres horas.

Se pueden hacer muchas actividades, como tirolina, subir en el barco que te lleva hasta la caída de las cataratas, senderismo, ir a la parte estadounidense, etc. Nosotros solo queríamos ver las cataratas, así que tuvimos tiempo suficiente a pesar del retraso.

Mucha gente se aloja en los hoteles de las Cataratas del Niágara, que han convertido la zona en un gran parque de atracciones con muchísima gente.

Toronto – Días 2, 3 y 4

Edificio Gooderham de Toronto

Antes de visitar Toronto tenía una percepción diferente sobre la ciudad. Me esperaba algo parecido a Nueva York y, aunque algunos barrios son parecidos, Toronto es mucho más acogedora y cómoda.

Es una ciudad muy grande, pero con uno o dos días se puede ver lo más importante. Se puede recorrer con metro y tranvía o caminando, es muy segura.

Enfrente están las islas de Toronto, donde los habitantes van a disfrutar de un inmenso jardín con zonas para hacer barbacoas, descansar en las playas, hacer deporte o ir al parque de atracciones.

Me quedé con ganas de más, me pareció que Toronto ofrece mucho más de lo que nos dio tiempo a ver.

Alojamiento en Toronto: Residence & Conference Toronto

Mont Tremblant – Días 4 y 5

Tras seis horas en la carretera llegamos a Mont Tremblant, ilusionados por el paisaje y los que no esperaba.  Este municipio vive sus días más grandes durante la temporada invernal, cuando se llena de turistas que buscan disfrutar de la nieve.

El Parque Nacional de Mont Tremblant incluye grandes bosques y lagos con cientos de rutas para hacer senderismo. Da para pasar unas vacaciones completas.

El pueblo de Mont Tremblant está formado por pequeñas casas de madera a lo largo de una carretera nacional, mientras que lo que vemos en las fotos es el pueblo que rodea a las pistas de ski. Son pequeños edificios de colores construidos sobre la falda de la montaña.

Nos encantó Mont Tremblant, aunque solo pasamos un día.

Alojamiento en Mont Tremblant: AX Hotel

Quebec – Días 5, 6 y 7

Terrasse Dufferin

Quebec es una ciudad con un casco antiguo precioso. Se nota es estilo francés y han sabido conservarlo para deleite de los visitantes.

El centro de Quebec está parcialmente restringido al tráfico y es muy cómodo pasear por sus calles adoquinadas.

A unos quince minutos de Quebec está la cascada Montmorecy, integrada en un parque natural donde se puede pasar el día completo e incluso hacer tirolina sobre la caída del agua.

Y justo frente a la cascada está la isla de Orleans, un rincón casi secreto para algunos habitantes de Quebec.  La zona centro de la isla está repleta de campos de cultivos, mientras que la costa fue el espacio escogido para construir algunas mansiones impresionantes.

Alojamiento en Quebec: Auberge International de Quebec

Parque Nacional Jacques Cartier – Día 7

Descenso del río en el Parque Nacional Jacques Cartier

También cerca de Quebec está el Parque Nacional Jacques Cartier, a unos 40 minutos en coche. En este entorno protegido es posible realizar salidas familiares en canoa, senderismo y acampada.

Es un lugar enorme, donde es posible no cruzarse con nadie durante horas o días.

Para quienes tienen menos tiempo, existen rutas más cortas con vistas al río, cascadas o bosques.

Después de días en la ciudad, pisar estos parques naturales reconforta y aviva la energía.

Saguenay – Días 7, 8 y 9

Entrada al fiordo de Saguenay

Saguenay fue la decepción del viaje. Esperábamos un lugar muy diferente a lo que encontramos. El problema que tuvimos fue que no controlamos bien la extensión de Saguenay y no llegamos con un plan bien definido.

Esta región no cuenta con una población grande que sirva como centro neurálgico, sino que tiene repartida a lo largo del fiordo de Saguenay diversos municipios pequeños y no demasiado atractivos.

Lo más destacado de Saguenay es su fiordo y el Parque Nacional, el avistamiento de ballenas en la bahía de Saint Catherine y el lago Saint Jean. Nuestra idea era ir a ver ballenas y visitar el lago, pero nos desaconsejaron hacer el crucero con niñas tan pequeñas porque los avistamientos a veces se producen y otras no.

El lago es tan grande que hay cientos de opciones y playas. Finalmente nos decidimos por visistar la villa histórica de Val Jalbert, un antiguo pueblo habitado por los trabajadores de una central hidroeléctrica. Y después decidimos visitar el fiordo desde el lado equivocado porque nos habían aconsejado buenas vistas, pero fue un error.

Perdimos mucho tiempo y nos quedamos sin opciones de llegar al Parque Nacional. Por suerte escogimos un hotel con piscina, así que nos marchamos resignados a disfrutar de ella.

De haber podido, habríamos cambiado esos dos días en Saguenay por una o dos noches en alguno de los parques nacionales que visitamos, o quizá una Kingston para evitar un trayecto tan largo de Toronto a Mont Tremblant.

En cualquier caso, mi recomendación si decides llegar hasta Saguenay es que programes bien la visita si vas con el tiempo justo.

Alojamiento en Saguenay: La Saguenéenne

Parque Nacional La Maurice – Día 9

Llegamos a La Maurice para continuar la ruta por Canadá tras madrugar en Saguenay. Salió un día nublado y durante un rato llovió, pero fue agradable. Incluso nos bañamos en un de los lagos.

El Parque tiene una carretera que lo cruza por completo. Se puede entrar por un lado y salir por el otro. Durante nuestra visita estaban realizando obras en uno de los tramos y fue imposible recorrerlo todo, pero es una visita imprescindible, te guste o no la naturaleza.

Hay vistas muy bonitas, lagos donde alquilar un kayak, playas y senderos muy sencillos o más complicados. También se puede acampar e incluso hay cabañas para alquilar y pasar la noche.

Montreal – Día 9, 10, 11 y 12

Iglesia de Notre Dame

De La Maurice salimos tarde y llegamos a Montreal mientras anochecía. Aparcamos el coche para devolverlo al día siguiente y nos fuimos a cenar a un típico restaurante de hamburguesas.

Los dos días siguientes nos dedicamos a conocer la ciudad más importante de Canadá y también la que más nos gustó. Es la que más ambiente tiene y la que más se asemeja a un capital, con mayores posibilidades culinarias y de diversión.

El último día finalizamos la ruta de doce días por el este de Canadá con un viaje en el autobús 747 para ir al aeropuerto.

Alojamiento en Montreal: Hotel Y de Montreal

Etiquetas:

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *