Qué ver y hacer gratis en Lisboa

Lisboa es una de esas ciudades en las que apenas hace falta gastarse dinero para disfrutarla. Las calles adoquinadas, los azulejos de las fachadas, los miradores y el Tajo son los grandes atractivos para disfrutar a coste cero.

Aunque capital, Lisboa no es una ciudad muy grande, se visita fácil, excepto por sus cuestas, pero para eso están los tranvías eléctricos. Lo mejor que puedes hacer es mirar el mapa y preparar tu recorrido teniendo en cuenta todo lo que puedes ver gratis, que es mucho.

Todo lo que puedes hacer y ver gratis en Lisboa

Algunos de los siguientes monumentos, lugares y museos son sólo gratuitos ciertos días de la semana o del mes. Trata de cuadrar tu visita a Lisboa con alguno de estos días para disfrutar de una visita a la capital de Portugal realmente barata.

Feira da Ladra

Feira da Ladra
Foto: Shadowgate en Wikimedia

Lisboa tiene muchos mercadillos en los que se vende de todo, literalmente. Hay auténticas maravillas y también algo de basura. El más conocido de la ciudad es la Feira da Ladra, que traducido significa el mercado de los ladrones.

Este mercadillo se lleva a cabo todos los martes y los sábados en el aparcamientro trasero de la iglesia de San Vicente y con vistas al Panteón Nacional.

En la Feira da Ladra puedes encontrar azulejos, cámaras de fotos muy antiguas, revistas, discos, libros, muchos muebles y cada vez más productos turísticos, aunque de momento sigue manteniendo la misma esencia.

Reúne a mucha gente y tienen un buen número de puestos. Si quieres verlo todo, puedes pasarte un par de horas recorriéndolo. Y lo mejor es que estás en el barrio de Alfama, rodeado de monumentos.

En el de Ladra no hay alimentos. Para degustar productos frescos portugueses hay que desplazarse hasta Cais do Sodré, donde está el Mercado da Ribeira, recientemente reformado y reconvertido en un icono de la ciudad que atrae a cientos de personas al día, no solo por sus productos sino también por los restaurantes y eventos culturales.

Museo Gulbenkian

Jardines Gulbenkian
Jardines Gulbenkian. Foto: João Pimentel Ferreira en Wikimedia

El museo Gulbenkian de Lisboa está en el que probablemente sea el mejor jardín de la ciudad. Los jardines Gulbenkian son un lugar muy acogedor y tranquilo, aunque en los días soleados, a la hora de comer, se llena de gente que baja de las empresas cercanas para comer en el césped.

En el jardín hay lagos, patos, zonas infantiles y muchos árboles de todo tipo.

En el museo puedes encontrar una gran diversidad de artilugios y piezas de diferentes épocas y diseño, todas ellas recolectadas por Calouste Gulbenkian, un coleccionista que legó sus bienes a Portugal tras su muerte.

El museo y el jardín están un poco más alejados del centro, aunque tiene al lado la estación de metro de Plaza de España. Caminando, es fácil llegar, solo hay que superar el parque Eduardo VII y continuar la avenida hasta superar El Corte Inglés.

Monasterio de los Jerónimos

Monasterio de los Jerónimos de Lisboa

El monasterior de los Jerónimos es una de las joyas de Lisboa. Se trata de una edificación del siglo XVI, de arquitectura manuelina.

El acceso al monasterio es gratuito, pero no así al claustro, para lo que hay que pagar entrada. Los lunes está cerrado, así que programa tu visita teniendo esto en cuenta. En épocas de alta alfuencia suelen congregarse bastante gente y hasta aquí llegan muchos autobuses de turistas. Aprovecha para visitar el monasterio a primera o a última hora.

Al lado del monasterio está la Fabrica dos Pastéis de Belém, de dónde son originarios los típicos pasteles de nata de Lisboa.

También puede interesarte  Un paseo por Lisboa nueve años después

La pastelería suele estar repleta de gente. Tienen varias salas dentro para sentarse y tomar algo tranquilamente, pero también puedes comprar para llevar todos los pasteles de Belém que quieras.

Te los dan recién hechos y en cajas de seis. Si quieres llevarte de vuelta a casa, lo mejor es que los compres el último día ya que el crujiente no suele durar más de 36 horas.

Torre de Belém

Torre de Belém de Lisboa

La torre de Belém es uno de los monumentos más visitados de Lisboa. En su origen fue una torre de vigilancia y prisión. Fue declarada declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO en 1983.

Siempre hay gente esperando en el puente de madera que conecta la torre con el paseo del río Tajo, pero si coincide que te encuentras en la ciudad el primer domingo del mes, no pierdas la oportunidad de visitarla por mucha cola que haya. Los otros domingos del mes es gratuito para residentes en Portugal.

Una vez dentro, descubrirás que es mucho más grande de lo que parecen. Tienes acceso a los diferentes pisos, a las mazmorras y a las vistas que la torre tiene hacia el Tajo y a la ciudad.

Los miradores

Vistas desde el mirador de Graça de Lisboa

Ya debes saber, si te estás interesando por Lisboa, que uno de sus mayores atractivos son los miradores. Uno por cada colina, aunque se pueden encontrar muchos más. Una de las ventajas de estar asentada sobre colinas es que es fácil encontrar puntos más altos que el resto.

Y todos se pueden visitar gratis. Puedes llegar a ellos caminando o tomando alguno de los tranvías eléctricos que llevan a las partes antiguas de la ciudad. Los miradores más conocidos de Lisboa son los de Santa Luzia, el de Sao Jorge y el de Santa Ana, todos ubicados en los barrios más antiguos de Lisboa,

Elevador de Santa Justa

Elevador de Santa Justa

El elevador de Santa Justa es una de las imágenes más conocidas de Lisboa. Ubicado en pleno centro de la ciudad, es el ascensor que se utilizaba antaño para subir a los barrios altos.

Actualmente es más un atractivo turístico que un elemento de transporte. Subir en el ascensor cuesta dinero, pero el truco es caminar por detrás, por la Rua do Carmo, girar por Calçada do Sacramento y llegar al convento do Carmo, donde se inició la revolución de los claveles.

Aunque el convento parece en ruinas, puede visitarse. En la calle lateral está la entrada o salida del elevador. Siguiendo este camino llegarás a la parte alta del elevador, desde donde se ve todo el centro de Lisboa, el Tajo, el barrio Alto y el parque Eduardo VII.

Panteón Nacional

El Panteón de Lisboa es un tremendo edificio ubicado en pleno barrio de Alfama, muy próximo a la estación de tren de Santa Apolonia. En el mausoleo están enterradas algunas de las personalidades más importantes de Portugal, entre ellas la cantante de fado Amália Rodrigues (un icono en el país), algunos políticos y el futbolista Eusébio.

De la construcción original en 1568, ya queda poco. Al principio fue una iglesia y poco a poco fue modificando su diseño, aunque las obras no terminaron hasta 1966.

Aunque los alrededores del panteón no son los más bonitos, la calle Campo de Santa Clara a su derecha tiene preciosas casas de dos o tres plantas, cada una de un color.

A pesar de que está construido en la falda de una de las colinas de Lisboa, la cúpula del panteón puede verse desde casi cualquier parte con vistas al oeste de la ciudad.

Las escaleras de entrada al edificio ya dan una idea de lo colosal del monumento. La sala principal de suelo de mármol desemboca en diferentes alas donde reposan los restos de las personalidades allí enterradas y tiene vistas a la cúpula. Detrás están las escaleras que llevan hasta un balcón interior que recorre todo el edificio y a la terraza, desde donde se ve gran parte de la desembocadura del Tajo.

También puede interesarte  Prepara la cartera para visitar Sintra

La entrada cuesta 4 euros, pero el primer domingo de cada mes la entrada es gratuita. El resto de domingos es sólo gratuita para residentes en Portugal.

La Sé

La catedral de Lisboa al paso de un tranvía eléctrico

La catedral de Lisboa no es ninguna maravilla arquitectónica, pero verás que tiene algunas rarezas. Ha soportado varios terremotos, data del año 1147 y lo que ahora se ve es resultado de sus muchas reparaciones durante diferentes épocas y estilos.

Aunque parece un castillo, su interior evidencia que se trata de un templo religioso. Puede visitar de forma gratuita, aunque para acceder al claustro hay que pagar.

Creo que lo mejor de la catedral de Lisboa es su fachada exterior y, sobre todo, la bonita imagen que forma cuando algún tranvía eléctrico pasa por delante.

Casa dos Bicos

Casa dos Bicos de Lisboa
Foto: Alvesgaspar en Wikimedia

Este antiguo palacete es uno de los edificios más curiosos de Lisboa. Está ubicado en la ribera y data del siglo XVI y fue construido por orden de Brás Albuquerque, hijo del segundo virrey de la India.

Tras muchos años de decadencia, en 2008 se iniciaron las obras para adecentar el palacete y ubicar en los pisos superiores las instalaciones de la Fundación José Saramago. La planta baja se reservó para la creación de un núcleo arqueológico, que incluye piezas antiguas, trozos de la antigua muralla romana de Lisboa y otros instrumentros encontrados durante la excavación.

Actualmente, los restos pueden visitarse de forma gratuita, Frente al edificio hay una nueva plaza con jardín y juegos infantiles. Tiene justo delante una parada del tranvía y un poco más lejos la de metro, aunque está en una zona muy bonita y sería una pena no disfrutarla caminando.

Museos de Lisboa

Casi todos los museos de Lisboa tienen al menos un día al mes que son gratuitos. Los más destacados de este listado son el Museu dos Coches (carruajes), el Museu de Arqueologia y el Museu da Marina. También los hay que son siempre gratuitos, como el Museu da Saúde, Museu da Electricidade y el Museu do Dinheiro.

Museo del azulejo

Museo de los azulejos de Lisboa
Foto: Vitor Oliveira en Wikimedia

El museo del Azulejo de Lisboa está bastante lejos del centro de la ciudad, en la zona oeste, que no es demasiado bonita.

Su ubicación es un antiguo convento, el de Madre de Deus, construido en el siglo XVI. En el interior del museo podemos encontrar toda la historia de Lisboa a través de sus azulejos, desde la ocupación árabe hasta el siglo XX.

El único transporte con el que llegar al museo es el autobús. Tienen parada las líneas 705, 728, 759 y 782.

Es un museo muy tranquilo y sorprendente en el que no suele haber demasiado gente, seguramente por su ubicación. El precio normal de la entrada es de 5 euros, pero es gratuito cada primer domingo de mes.

Museo de los carruajes

Museo dos coches
Foto: Geerd-Olaf Freyer en Wikimedia

El Museu Nacional dos Coches (en portugués) es uno de los más impresionantes de Lisboa. Como muchos otros, fue construido en el barrio de Belém.

En él podemos encontrar auténtico carruajes antiguos de todo tipo, desde carrozas reales, pasando por calesas e incluso coches de bebé, desde el siglo XVI hasta la actualidad.

Hay dos museos de carruajes. En el antiguo está un parte de la colección y en el edificio anexo el resto. En este segundo edificio está la parte principal de la colección y también contiene salas para reuniones y exposiciones.

La visita es gratis el primer domingo de cada mes.

Como ves, tienes muchas opciones para para ver y hacer gratis en Lisboa. Es una ciudad encantadora en la que no hace falta hacer grandes gastos para disfrutarla.

Etiquetas:,

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *