Dónde aparcar el coche en Lisboa

En Lisboa es prácticamente imposible aparcar el coche gratis. Dicho esto, hay excepciones que ahora veremos. Pero, ya de adelanto que seguramente te tocará pagar un parking.

Lisboa es un ciudad con un perfil complicado, calles empinadas, pequeñas, un tranvía que atraviesa todo el centro… Pero hasta que viajas a ella en coche no te das cuenta de lo complicado que es aparcar. Sin embargo, la ciudad está lidiando bastante bien con esas dificultades, creando aparcamientos de pago públicos e incluso zonas de bajo coste alejadas del centro.

Coches aparcados en Lisboa
Coches aparcados muy cerca de la Catedral

Dónde aparcar en Lisboa

Casi toda la ciudad está marcada por zonas de aparcamiento de pago de 9 a 19 horas (de lunes a viernes) que, según su color, indican un precio u otro hasta un máximo de cuatro horas. Los barrios del centro suelen ser de pago todo el día.

Parquímetros en Lisboa

  • Las zonas verdes, que son las inmediatamente después del centro de la ciudad, son las más baratas. Según EMEL, la empresa que los gestiona, la zona verde supone el 62% de los aparcamientos disponibles, siendo estos de baja rotación por estar en zonas residenciales. El precio es de 0,25 € por 15 minutos, hasta un máximo de 3,20 €.
  • Las zonas amarillas son el 35% de los aparcamientos y están identificados como de rotación media. Forman parte de la zona amarilla casi todas las calles con tráfico alto del centro de Lisboa, desde la avenida de Berna hasta Cais do Sodré. El precio es de 0,35 € por 15 minutos y 4,80 € por 4 horas.
  • A la zona roja solo pertenecen el 3% de los aparcamientos disponibles. Son de elevada rotación y concentración, ya que están ubicados en lugares de comercios, servicios y amplia oferta de transporte público. Son zona roja la avenida Liberdade y el barrio de Baixa-Chiado, entre otros. El precio de esta zona es de 0,45 € por 15 minutos y 3,20 € por dos horas (máximo de permanencia en esta zona).

Además de estas zonas, en los barrios históricos no se puede entrar con vehículo, excepto los residentes. Para ello necesitan sacar un carnet para el que necesitan entregar documentos que certifican que viven donde dicen. Para los vecinos también existen párkings privados distribuidos por toda la ciudad por los que pagan una mensualidad para disponer de un lugar donde aparcar el vehículo.

Parquímetro en Lisboa

Multas y cepo

En Lisboa funcionan con cepos, así que si no pagas, te multarán y podrían bloquear el coche con un cepo. Para quitar el cepo deberás llamar a la empresa que lo gestiona y que acudan a quitártelo.

Si solo te multan, puedes pagar la sanción en las máquinas de billetes de EMEL.

Parkings de pago

Vista la dificulad, aparece como excelente la posibilidad de reservar un parking subterráneo y vigilado, más si no tienes pensado volver a conducir hasta que te marches.

Puedes reservar la plaza con antelación de forma que te salga un poco más barato. Puedes ver todo los parkings disponibles en Lisboa en esta página. En función de donde te alojes puede interesarte uno más que otro. Te pongo un par de ejemplos:

Si te alojas en el barrio de Baixa-Chiado, seguramente te interesa el parking de la Praça do Municipio. Sin embargo, este suele ser uno de los más caros.

Los parkings cubiertos más interesantes son el de Santa Marta, al lado de la avenida Liberdade y muy cerca a pie del centro, y el SABA Alto do Parque, justo encima del jardín de Eduardo VII. Este está al inicio del centro de Lisboa, con unas vistas espectaculares del casco antiguo y conexión con metro..

Hay también parkings privados al aire libre, algunos bien ubicados con conexión con transporte público. Sin embargo, debes comprobar si el precio es competitivo, porque muchas veces son más caros que si reservas con antelación uno subterráneo.

Parkings públicos

Hay zonas de Lisboa en las que es muy difícil aparcar en la calle, incluso pagando. Y otras en las que es difícil porque el aparcamiento es limitado, incluso el privado. Esto ocurre en barrios antiguos o residenciales en los que por la orografía del terreno no se han podido o no ha interesado hacer parkings de pago. Dos ejemplos de esto son los barrios de Alfama y Graça.

Para estos casos, existen parkings públicos de diferente tarificación. Generalmente valen lo mismo que los privados, aunque no suelen estar tan bien conservados y algunos son en superficie. Puedes buscarlos en este mapa de EMEL.

Otro servicio del ayuntamiento de Lisboa, son unos parkings al aire libre que cuestan 2 € o 3 € por día. Se llaman “Parquímetros com Bilhete diário”. Son baratos porque no están próximos de zonas residenciales y disponen de conexión con transporte público.

Puedes ver el listado de estos aparcamientos en la página web de EMEL. Hay zonas de este tipo cerca de Cais do Sodré (Avenida Brasilia), encima del parque Eduardo VII (Palácio da Justiça),  junto a la prisión, en el parque das Naçoes y otros distribuidos por el resto de la ciudad. No son muchos y no están cerca del centro. Son interesantes si quieres ahorrar mucho y no te importa tomar algún autobús cargado con el equipaje.

El de Eduardo VII es el más interesante por su ubicación y disponibilidad de transportes públicos. Lo que menos me convence, precisamente por su localización, es la seguridad de los coches.

Tras esto y viendo el mapa, comprobarás que no va a resultar nada fácil aparcar sin pagar en Lisboa. Sin embargo, hay lugares interesantes, como por ejemplo los alrededores a Santa Apolonia, la estación de tren en el barrio de Alfama.

Desde la estación y hasta los límites de la ciudad, se puede aparcar gratis y sin miedo, tanto en los alrededores como en las calles adyacentes al Panteao Nacional. En la misma estación hay una parada de metro que lleva al centro. También son gratuitas las calles que suben hacia la colina de Santo André y parte del barrio de Graça, aunque son calles inclinadas y estrechas.

Etiquetas:

70 comentarios

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *