El paraíso africano de Zanzíbar

Zanzíbar está situado en el oceáno Índíco, frente a las costas de Tanzania, país al que pertenece desde 1964. La isla se ha convertido en el destino final preferido de aquellos que quieren terminar su safari tumbados en el paraíso, sobre finas arenas blancas y aguas turquesas.

Con una población estimada de 800.000 personas, el Islam es la religión dominante en Zanzíbar. También hay creyentes católicos e hinduístas. Aunque forma parte de Tanzania, es una región autonóma que vota a su propio presidente.

Posee una increíble mezcla étnica que la hace tremendamente atractiva y que ha configurado sus calles y vida diaria. Perteneció al sultán de Omán, a los portugueses, a los británicos y finalmente a Tanzania.

stonetown

Diversidad en el paraíso

Stone Town (Ciudad de piedra) es la parte histórica y el corazón cultural de la capital, que lleva el mismo nombre de la isla. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad en el año 2000 gracias a sus estrechos callejones, mezquitas, extravagantes casas árabes y bulliciosos bazares. Pero lo más destacado de Stone Town son sus enormes puertas de madera tallada y latón. Hay cientos y podemos perdernos con ellas por las laberínticas calles de la ciudad.

Si no estamos acostumbrados a viajar, sin duda nos sentiremos extraños en una ciudad con un ritmo totalmente distinto al nuestro. En los mercados no veremos puestos repletos de hielo para conservar el pescado, no nos moveremos por calles asfaltadas y veremos infringidas decenas de normas de tráfico. Creo que circular por las calles de Zanzíbar es lo más peligroso que he hecho en mi vida.

Si embargo, Zanzíbar posee ese caos que a los occidentales puede parecernos atractivo e incluso romántico. En una isla dedicada por completo al mar, su mayor atractivo no podía estar en otro lado. Sus playas poseen una belleza que desborda, con formas desconocidas para nosotros, corales intáctos y mareas hipnotizantes. Los del Mediterráneo no estamos acostumbrados a las mareas, por lo que comprobar como el mar se retira y vuelve en apenas unas horas, es un atractivo añadido a un paisaje de ensueño.

Playas de Zanzíbar con las que soñar

Hay playas impresionantes en toda la isla pero yo recomiendo la parte sudeste, a una hora de Stone Town, en la península Michamwi Pingwe. El paraíso en Zanzíbar se alcanza en el momento que la vista llega a la costa al mismo tiempo que las olas tocan la suave arena blanca.

Lo normal es que os alojemos en un complejo hotelero. Cualquiera sirve. Nosotros estuvimos en el Karafuu Beach Resort & Spa, situado al borde de la playa, con diferentes piscinas y comidas frente al mar.

Restaurante The Rock en Zanzíbar
Restaurante The Rock con la marea baja

Como durante nla estancia en Zanzíbar probablemente te sobre tiempo, a no ser que seas amante del sol, lo ideal es descubrir la costa con un largo paseo, alquilar un kayak, contratar una excursión para bucear o visitar el restaurante The Rock, ubicado sobre una enorme roca dentro del mar, a unos veinte minutos caminando por la playa desde este hotel. Se puede llegar a él andando durante la marea baja o en barca cuando la marea ha subido.

Atolón de arena en el paraíso de Zanzíbar
Llegando al atolón en medio del mar

Recomiendo encarecidamente hacer una excursión en barco y bucear en mitad del Índico. La riqueza natural en el fondo del mar no la encontraremos fácilmente en Europa y además descubriremos espectaculares montículos de arena en medio de la nada, que desaparecen con la subida del nivel del mar, como el atolón de Mnemba.

La excursión que nosotros contratamos, contaba con viaje en barco, snorkel en el atolón, visita a una zona de de Baobabs y comida de marisco local.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *