Qué hacer y ver en Zanzíbar

Zanzíbar perteneció al sultán de Omán, a los portugueses, a los británicos y, finalmente, a Tanzania. La isla posee una increíble mezcla étnica que la hace tremendamente atractiva y que ha configurado sus calles y vida diaria.

Con una población estimada de 800.000 personas, el Islam es la religión dominante en Zanzíbar. También hay creyentes católicos e hinduístas. Aunque forma parte de Tanzania, es una región autonóma que vota a su propio presidente.

Zanzíbar posee ese caos que a los occidentales puede parecernos atractivo e incluso romántico. En una isla dedicada por completo al mar, su mayor atractivo no podía estar en otro lado.

Imprescindibles que ver en Zanzíbar

Stone Town

stonetown

Stone Town (Ciudad de piedra) es la parte histórica y el corazón cultural de la capital, que lleva el mismo nombre de la isla. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad en el año 2000 gracias a sus estrechos callejones, mezquitas, extravagantes casas árabes y bulliciosos bazares. Pero lo más destacado de Stone Town son sus enormes puertas de madera tallada y latón. Hay cientos y podemos perdernos con ellas por las laberínticas calles de la ciudad.

Si no estamos acostumbrados a viajar, sin duda nos sentiremos extraños en una ciudad con un ritmo totalmente distinto al nuestro. En los mercados no veremos puestos repletos de hielo para conservar el pescado, no nos moveremos por calles asfaltadas y veremos infringidas decenas de normas de tráfico. Creo que circular por las calles de Zanzíbar es lo más peligroso que he hecho en mi vida.

Fuerte viejo de Zanzíbar

Interior del fuerte viejo de Zanzíbar
Interior del fuerte viejo de Zanzíbar

En Stone Town no te puedes perder el fuerte viejo, una fortaleza con cuatro siglos de vida y donde ahora montan puestos para la venta de productos manufacturados.

Del fuerte no queda mucho, sólo unas murallas mal conservadas y algo que parece que en algún momento fue una torre.

El puerto

Desde el paseo marítimo hay unas vistas increíbles al puerto y puedes seguir paseando, perderte entre las calles, comprar telas o hacer miles de fotos en las robustas puertas de las casas.

Palacio Beit el-Ajaib

Torre del Palacio Beit el-Ajaib
Torre del Palacio Beit el-Ajaib

Tampoco debes dejar de ver el mercado de especias y el palacio Beit el-Ajaib, que ahora es el museo de Historia y cultura de Zanzibar. En este edificio de madera tuvo lugar una auténtica masacre perpetrada por los británicos cuando trataban de hacerse con la isla. Mataron a 500 tanzanos con cañonazos desde la costa.

Mercury´s

Interior del Mercury´s de Zanzíbar

¿Alguien famoso de Zanzíbar? Sí, puede que el más famoso de la historia. El cantante Freddy Mercury nació y se crió aquí los primeros años de su vida. Su padre era un diplomático británico enviado a la isla. Si eres fan, puedes pasar por el Mercury´s Restaurant, para cenar o tomar algo. No es un sitio increíble, pero hay buena música. También hay un museo dedicado a su vida, pero no en el mismo lugar.

Restaurante The Rock

Restaurante The Rock en Zanzíbar
Restaurante The Rock con la marea baja

Como durante la estancia en Zanzíbar probablemente tengas tiempo de sobra, a no ser que seas amante del sol, lo ideal es descubrir la costa con un largo paseo, alquilar un kayak, contratar una excursión para bucear o visitar el restaurante The Rock, ubicado sobre una enorme roca dentro del mar, a unos veinte minutos caminando por la playa desde el hotel más próximo de la península Michamwi Pingwe.

Se puede llegar a él andando durante la marea baja o en barca cuando la marea ha subido. Está a 10 minutos en coche de Paje y a unos 50 minutos de Stone Town.

La comida está buena, es un lugar tranquilo, pero quizá un poco caro. Es una experiencia única y que seguramente no repetirás, así que no está de más darse una vuelta por allí. The Rock tiene además una pequeña terraza, donde puedes tomar algo con el mar de fondo.

Safari Blue

Banco de arena en el paraíso de Zanzíbar
Llegando al banco de arena en medio del mar

Recomiendo hacer la excursión Safari Blue. La primera empresa que comenzó a hacerla tiene el mismo nombre, pero ahora ya hay unas cuantas. La excursión consiste en pasar un día entero recorriendo diferentes puntos de la isla en barco bucear en mitad del Índico y, con suerte, nadar junto a los delfines.

El Safari Blue parte desde la playa de Fumba, en el oeste de la isla, previa reserva. Allí partirás en un típico barco de vela tanzano, llamados dhows.

La riqueza natural en el fondo del mar no la encontraremos fácilmente en Europa y además descubriremos espectaculares montículos de arena en medio de la nada, que desaparecen con la subida del nivel del mar. Sobre esta minúscula isla de arena te sentirás privilegiado. Podrás tumbarte un rato en la arena y dejarte llevar por las vistas.

Durante la excursión te irán ofreciendo fruta, agua y bebida de coco para refrescarte. Después de la visita a la isla, harás snorkel en medio del oceáno, en una zona tranquila y de baja profundidad. Te prestarán aletas y gafas para pasar un rato mirando corales y peces.

Después llega la hora de la comida en la isla Kwale, otro paraíso dentro del paraíso. En una zona de la playa, bajo un toldo rojo y brisa suave, probarás la langosta y productos locales a la parrilla.

La isla de Kwale tiene además manglares y baobabs. Tras la comida, puedes pasear entre ellos y subirte al más alto.

Cómo llegar a Zanzíbar

Avioneta de Regional Air en el aeropuerto de Zanzíbar
Avioneta de Regional Air en el aeropuerto de Zanzíbar

Lo habitual es llegar a Zanzíbar en avión, desde Tanzania. En realidad, el vuelo es en avioneta, lo que permite ver mejor el agua y la isla durante la aproximación. Lo malo es que también notarás más las turbulencias.

Además del avión, también puedes llegar en ferry. Hay rutas diarias desde Dar es Salaam por unos 60 dólares.

¿Es peligroso Zanzíbar?

La realidad es que no. Aunque un blanco en un país donde todos son de color, destaca mucho, Zanzíbar lleva muchos años recibiendo turistas. Si bien es cierto que no se trata de una superpotencia turística, están acostumbrados.

Muchos turistas llegan en rutas programadas, así que pocos se salen del tour turístico. En caso de hacerlo, las recomendaciones son las habituales para cualquier otro destino.

También puede interesarte  Una noche entre hienas en el Serengenti
Etiquetas:,

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *