Una tarde y un té en el Hotel Llao Llao de Bariloche

En el último viaje a Argentina, en 2016, tuve la oportunidad de disfrutar de una tarde en el Hotel Resort Llao Llao de Bariloche, de cinco estrellas.

Bariloche forma parte de la Patagonia argentina. Es una pequeña ciudad situada a unos 1400 km de Buenos Aires. Está en la costa del lago glaciar Nahuel y es el gran centro de esquí argentino durante los meses de julio y agosto. Muchos dicen que es la Suiza argentina.

Fachada trasera del Hotel Llao Llao
Fachada trasera del Hotel Llao Llao

En los meses de verano, Bariloche recibe a turistas de todo el país que huyen del agobiante calor de la capital y buscan días tranquilos en la montaña, rodeados de paisajes impresionantes, montañas verdes y lagos transparentes.

Ubicado al oeste de la ciudad, el Hotel Llao Llao tienen unas vistas privilegiadas del cerro Capilla y de los lagos Nahuel y Moreno, entre los que se encuentra construido. Tiene campo de golf, piscina, más de 200 habitaciones y una gran extensión.

Es uno de los grandes hoteles de Argentina, recibe a los más privilegiados turistas en un edificio de tres plantas, construido con piedra, madera y tejas normandas. Es de estilo canadiense y fue inaugurado en el año 1939.

Terraza acristalada donde se sirve el té Llao Llao
Terraza acristalada donde se sirve el té Llao Llao

Hospedarse en una de sus habitaciones puede resultar muy caro. Pero el hotel ofrece la oportunidad de visitarlo y degustar su famoso té Llao Llao.

Todas los días, de cuatro a seis de la tarde, se ofrece ,en una terraza vidriada con vistas al lago Nahuel, una selección de tés junto con dulces y algunos sandwiches ligeros. Hay muffins, brioches, brownies, pequeños pasteles…

No poder parar de comer

La mesa es un espectáculo y los sabores deliciosos. En ese ambiente relajado, se pueden elegir hasta dos bebidas calientes, té o chocolate y al finalizar el hotel obsequia con una copa de champán.

Mesa con dulces y sandwiches en el Hotel Llao Llao
Mesa con dulces y sandwiches en el Hotel Llao Llao

El té del Hotel Llao Llao hay que tomarlo con calma, con vistas al lago y sin ninguna prisa. Recomiendo no comer demasiado antes y llegar predispuesto a probarlo todo. Mi favorito fue el cake de mandarina y naranja.

Tras el té podemos aprovechar para visitar alguna de las estancias del Hotel Llao Llao. No hay acceso a todo, pero podemos salir fuera, pasear por los jardines y ver los grandes pasillos de madera del hotel. Sin duda es una gran oportunidad para relajarse en Bariloche.

 

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *