Un partido de NBA en el Madison Square Garden

El Madison Square Garden es el gran escenario de Nueva York. Aquí juegan el equipo de baloncesto New York Knicks y el de hockey sobre hielo New York Rangers sus partidos como local.

Además, también se celebran multitud de conciertos y eventos. Se podría decir que el Madison Square Garden es un atractivo en sí mismo, sin necesidad de lo que se celebre en su interior.

En España no conocemos ningún recinto similar. Ni siquiera los campos de fútbol o los mejores pabellones llegan a aproximarse a lo que es el Madison. Su ubicación, sobre la estación de Pennsylvania y con el Empire State a tan sólo cinco manzanas, lo sitúan en el centro neurálgico de la ciudad de Nueva York.

Desde el exterior no parece un pabellón, sino un edificio de estilo neoyorquino antiguo. Aquí no hay varias entradas, sólo hay una. En realidad hay más, pero son para los VIP. Tu entrarás por la principal, la que están en Pennsylvania Plaza. Antes tendrás que pasar por arco de metales y una inspección de bolsos y mochilas.

El Madison Square no se llena hasta el final
En cuanto llegues, aprovecha para hacer las fotos

La NBA es sólo una excusa

Lo mejor que puedes hacer es ir con cuantas menos cosas posibles. Deja la mochila en el hotel o en el apartamento. No se puede entrar comida del exterior y tampoco cámaras de fotos con objetivos. Es decir, nada de cámaras reflex.

Una vez dentro, debes seguir las señales que te digirirán hacia tu asiento. Hay varias tiendas con objetos de recuerdo y camisetas. Nosotros compramos la típica mano con un dedo levantado. 10 dólares.

Si el partido de NBA te da igual, seguramente habrás comprado una de las entradas más baratas, así que te tocará subir y seguir subiendo. Hay escaleras automáticas. Cuando llegues arriba del todo, no creerás que sea tan grande, pero te falta poco para descubrirlo.

Ahora dirígete hacia tu sección. Hay personal de atención por todas partes por si te pierdas. En esta zona es donde están los baños y los espacios de venta de comida y bebida. Cuando por fin llegues a tu asiento, aprovecha para hacer fotos ahora. Seguramente has llegado pronto y aquí el público entra en el último momento.

Una de las curiosidades es que las gradas superiores son las primeras en llenarse. Suelen estar plagadas de turistas, como tu y como yo. Se ve bien, pero la verdad es que está muy alto. Hay pantallas grandes por todas partes, por si acaso tienes problemas de vista.

Noche temática en el Madison Square Garden

Nuestro partido fue el Knicks vs Nets. No son muy buenos defendiendo así que al menos pudimos ver una anotación alta. Al final, podrás comprobar que el partido parece simplemente una excusa porque el verdadero espectáculo está en los tiempos muertos y en el descanso. Lo tiene todo muy programado.

Esa era “Noche Latina” así que llevaron a varios artistas latinos, sonaba música en español y llevaron a un trío mexicano que tocó música de cuerda. Antes del partido, todo el mundo se pone en pie para escuchar el himno estadounidense, cantado por el artista invitado de turno.

Durante los momentos sin partido, hay kisscam, baile, un dron que saca fotos, disparan camisetas con pistolas de aire, sacan a los famosos que ha ido al partido y hacen los típicos concursos de lanzamientos desde el centro del campo esponsorizados por los patrocinadores del equipo local.

Sobre la comida, dentro del pabellón es cara. Una cerveza ronda los 7 dólares y una botella de agua los 5 dólares. Tiene hamburguesas, perritos, nachos… Pero mi consejo es que vayas cenado o lo hagas después.

La verdad es que es una bonita experiencia que te hace conocer mejor cómo funciona Nueva York. Un último apunte: si puedes, intenta salir unos minutos antes del Madison Square Garden o tendrás que viajar en un metro abarrotado.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *