La sorpresa croata fue Primosten

Encontrarnos con el pueblo croata de Primosten el pasado verano fue una preciosa casualidad. Los veleros junto a la costa, el agua transparente, los techos rojizos, las casas empedradas y las pequeñas tiendas de artículos de regalo, provocaron que mi amor por Primosten aflorase casi a primera vista.

Cuando uno planifica sus vacaciones trata de formar el puzzle de la forma más cómoda posible, aprovechando los trayectos largos para hacer pequeñas paradas en lugares de interés.

primosten3
Vistas de Primosten desde la carrera que llega a Trogir

Pequeño y coqueto Primosten

Y así fue como dimos con Primosten. En los últimos dias de nuestras vacaciones por tierras croatas, durante el trayecto de Split a Zadar, decidimos parar en Trogir (recomendadisimo en todas partes) y en Primosten (apenas mencionado en algún blog). La primera parada fue una decepción, así que marchamos a la segunda sin demasiadas esperanzas.

Sin embargo, apenas un kilómetro antes de llegar al destino supimos que tendríamos que haber venido aquí directo y por más tiempo. Primosten es el pueblo en el que me gustaría pasar todos los veranos. Sentí que me hubiese gustado crecer allí.

Primosten parece una isla, una pequeña isla, próxima a Sibenik, conectada a la península de Istria por un banco de tierra ya convertido en cemento. Es una zona turística con muchos hoteles y edificios de aparmentos en los barrios fuera de la isla.

Pequeños comercios con objetos tradicionales de regalo
Tiendas en el centro del pueblo

No sé quién decidió que debían conservar el centro de Primosten, pero fue todo un acierto. Defendida por una pequeña muralla, el pueblo está construído hacia arriba, con casas bajas y calles adoquinadas. La sensación es que pese a al turismo se trata de un lugar muy tranquilo.

Se puede dar la vuelta a toda la isla a través de un paseo marítimo que la rodea y nos permite descubrir pequeñas zonas de baño entre rocas y con agua cristalina. Las vistas desde toda la isla provocan euforia. Hay agua, hay verde, hay sol… Incluso zonas para jugar a waterpolo en la playa. Algunas de las pequeñas playas de Primosten podrían estar entre las mejores playas del país.

Playas de Primosten, en Istria
Barcas, veleros y belleza natural.

No teníamos tiempo para zambullirnos en el agua, pero lo dejo para una próxima visita. Sinceramente, Primosten debe ser una visita indispensable en cualquier viaje a Croacia.

Dónde aparcar en Primosten

La único que no me gustó de Primosten y de Croacia, en general, es que no existe aparcamiento gratuito. Hay que pagar por estacionar en cualquier sitio. En Primosten dimos vueltas y más vueltas tratando de evitarlo, pero fue imposible.

Hay aparcamientos privados muy caros en la entrada del municipio. Mi consejo es que sigas la carretera. Entra en el pueblo sin miedo, hasta llegar a una larga recta con una playa a su derecha y zonas de aparcamiento municipal. También es de pago, pero más barato y mucho más cerca del centro.

Etiquetas:

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *