El embarcadero de Es Caló en Formentera

Parece mentira que tanta belleza quepa en una isla tan pequeña como Formentera. Porque no son sólo sus playas y calas, es la tranquilidad, es la única carretera que atraviesa toda la isla y son las casas blancas alejadas de la civilización.

Sin embargo, de entre todo lo que ofrece Formentera, hay una que enamora más que el resto. Se trata del viejo embarcadero Es Caló de Sant Agustí, ubicado en la aldea de Es Caló, en la falda de La Mola, en la parte más estrecha de la isla.

El embarcadero de Es Caló

Embarcadero de Es Caló de Sant Agustí en Formentera

Donde ahora un pequeño núcleo de casas rehabilitadas se dedican a atender al turista, en el siglo IX los monjes agustinos construyeron el embarcadero para la gestión de sus mercancías. En su momento, este fue el segundo puerto de entrada a la isla.

Y es que no son pocas las propuestas que ha recibido este lugar para comenzar a recibir turistas o ser puerto de salida para las excursiones de la zona.

Por fortuna, los escars o varaderos, como se llama este tipo de embarcadero esculpido en la roca, se mantiene en pie gracias a que fueron declarados Bien de Interés Cultural en el año 2002.

Este tipo de embarcadero, permite, a través de unos raíles de madera sacar la embarcación del agua para poder trabajar sobre ella o simplemente dejarla en dique seco. También permite cargarla fácilmente desde el suelo para botarla al agua a través de los raíles.

Las playas de Es Caló

La singularidad del embarcadero se amplía al contar con un entorno difícilmente igualable. Está rodeado de un bosque autóctono de sabinas bajas y pinos, que finaliza en primera línea de las diferentes playas de arena y calas de agua transparente.

En Es Caló es color del mar es brillante. Difícilmente encontrarás un lugar en el mundo en el que el mar te regale estampas de este calibre, donde la emoción pueda jugarte una mala pasada sólo mirando la playa.

Hay instaladas unas pasarelas de madera para poder llegar a la playa y superar las dunas sin tener que pisarlas.

Ses Platgetes

Ses Platgetes queda al oeste del embarcadero. Se puede acceder caminando tras el embarcadero, a través de las pasarelas o directamente desde la arena.

En realidad, Ses Platgetes es la unión de tres pequeñas playas: Platgeta de Prop, Platgeta d’Enmig y Platgeta de Més Enllà. Todas ellas de arena, aunque rodeadas de roca, lo que permite la práctica del buceo y disfrutar de la posidonia.

Uno de los inconvenientes de la zona es que está espuesta a vientos de oeste y norte, lo que modifica, según la temporada del año, el fondo del mar y provoca que las olas golpeen con fuerza. También es posible que, aunque aparente en calma, la corriente sea fuerte.

Punta de Sa Graveta

Aunque el embarcadero de Es Caló es único e idílico, sin su entorno no sería tan bello. Como ejemplo de ello, está el embarcadero de Punta de Sa Graveta, tan sólo a unos minutos caminando desde Es Caló y que en realidad no forma parte de las playas de Es Caló, pero está al lado.

Aunque no está tan bien conservado, ya que parece haber sufrido en mayor medida las inclemencias del tiempo en invierno, cuenta con el mismo tipo de raíles de madera y costa de piedra que antecede el acceso a verdaderas piscinas de agua salada.

En semanas tranquilas, serás la única persona que pise el mismo suelo. En jornadas veraniegas, seguramente no podrás sacar ninguna foto sin que aparezca un yate o velero de fondo.

Más adelante de Sa Graveta, el terreno empieza a elevarse para dar altura a la Mola, por lo que podría decirse que hasta este punto llega la excursión.

Lo bueno de Formentera es que, al ser tan pequeña, si te cansas o el tiempo no acompaña, sólo tienes que trasladarte unos metros para cambiar de paisaje y de playa.

Playa Caló des Mort en Formentera
Playa Caló des Mort en Formentera

Justo en la parte opuesta a Es Caló está la playa de Mitjorn y el Caló des Mort, una de las playas más fotografiadas de la isla, por su particular forma de media luna y un diminuto embarcadero.

Cómo llegar a Es Caló

Lo bueno de Formentera es que es muy difícil perderse. Desde la Savina, que es dónde está el puerto donde atraca el ferry, hay que tomar la nacional PM820 en dirección a Pilar de la Mola y detenerse justo antes de comenzar la subida.

En Formentera hay decenas de empresas de alquiler de vehículos e incluso bicicletas. Y si no quieres alquilar, también hay servicio de autobús. Pero será mejor que revises los horarios y las paradas. La L2 lleva desde el puerto a Pilar de la Mola.

En Es Caló hay diferentes hoteles y restaurantes, de muy buena calidad y diferentes especialidades. Hay arroces, pescado fresco, marisco y carne.

No hay demasiadas plazas de aparcamiento en la zona, aunque hay algunos caminos de entrada al bosque en los que se puede estacionar.

También puede interesarte  Las mejores calas de Menorca
Etiquetas:,

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *