¿Dónde puedo dejar las maletas?

Cuando la maleta sobra, la mejor elección es dejarla en alguna consigna. Todos hemos tenido alguna experiencia en la que la maleta se convierte en nuestra mejor compañía.

Normalmente no usamos consignas a no ser que tengamos mucho tiempo por delante que nos permita visitar la ciudad donde nos encontramos. Por ejemplo, si hacemos una escala en un aeropuerto y queremos salir a dar una vuelta por la ciudad, el equipaje de mano sería bueno poder dejarlo en algún sitio para no llevarlo detrás todo el viaje.

Algo así me pasó en Nueva York, en una escala de 10 horas. Quisimos dejar la maleta en la consigna del aeropuerto pero a las 9 de la mañana ya estaba llena. Solo aceptan 14 maletas. Así que nos tocó arrastrar la maleta de mano durante horas y bajo una tormenta de nieve.

Foto: Tomáš Gal en Unsplash

Escalas sin equipaje

De vuelta de Canadá, sin embargo, conseguimos facturar nuestro equipaje de mano gratuitamente para, en Frankfurt, poder salir sin peso alguno y conocer brevemente la ciudad.

En otras ocasiones, no hace falta hacer escala para necesitar una consigna. Si el horario de salida de tu alojamiento es demasiado temprano y no pueden guardarte el equipaje, será mejor buscar quien lo cuide hasta que llegue la hora de ir al aeropuerto. O quizá tu alojamiento está demasiado lejos de la estación de tren o del aeropuerto y no puedes permitirte volver a él para recoger el equipaje.

Lo peor de estas situaciones es que a veces, para evitar complicaciones, preferimos pasar horas muertas en el aeropuerto en lugar de buscar un lugar donde dejar el equipaje. Suena ridículo, pero es así.

Si bien, es cierto que no somos muy conscientes de que existen empresas que se dedican a estas cosas. Normalmente creemos que solo existen las consignas del aeropuerto o de la estación de tren, cuando no es así. Una de esas empresas es LuggageHero, presente, según dicen en la web, en más de 35 ciudades de todo el mundo.

De momento, la mayoría son de Europa, pero también cuenta con ciudades canadienses y estadounidenses como Montreal, Chicago, Boston, Los Angeles o Miami, entre otras.

Cómo funciona la consigna de equipaje

LuggageHero es muy fácil de usar. En la web, de forma predefinida te mostrará resultados según tu ubicación, pero puedes introducir la ciudad que quieras, el día, el número de bultos y darle a buscar. En los resultados puedes ver un listado de los lugares disponibles y un mapa de la ciudad.

Captura de la web Luggage Hero
Captura de la web LuggageHero

Cada resultado incluye las valoraciones de clientes y la capacidad de la consigna. El precio de la consigna es de 1 euro/dólar/libra más una tasa de 2 € euros/dólar/libra. El máximo es de 8 € por día e incluye un seguro que cubre cualquier incidencia con las maletas.

Los puntos con consigna no tienen que ser obligatoriamente locales únicamente habilitados para ello. A veces son cafeterías, hoteles u otro tipo de comercios que cuentan con espacio para las taquillas.

Puedes reservar un lugar en la consigna en la web, sin necesidad de realizar ningún pago. Al llegar a ella, pondrás en marcha el cronómetro a través del enlace de confirmación que recibirás en el correo electrónico. A continuación, pondrás el precinto de seguridad en el equipaje y te marcharás. Cuando vuelvas, tienes que parar el cronómetro y pagar únicamente por las horas que has utilizado.

Las reservas se pueden cancelar gratuitamente. Ten en cuenta que no todas las consignas están abiertas las 24 horas.

Ventajas de consignar el equipaje

Disponer de consignas en el centro de la ciudad tiene, a mi modo de ver, dos grandes ventajas. La primera es que podemos elegir la más próxima al lugar donde queremos pasar las últimas horas de nuestro viaje. Así que, una vez llegue la hora de marcharnos, solo tenemos que recoger las maletas.

Y la segunda es que nos permite hacer otro tipo de viaje, que es el que permite visitar ciudades durante un solo día sin necesidad de pernoctar. Hay lugares que no necesitan más de un día. Teniendo consignas, podemos viajar hasta este lugar, dejar el equipaje, hacer una visita tranquila, recoger el equipaje y marcharnos al siguiente destino. El ahorro económico es bestial.

Un ejemplo: viajas a Ámsterdam tres o cuatro días, al siguiente vas en tren a Bruselas, dejas el equipaje en la consigna, ves la ciudad, que es pequeña, y tras recoger las maletas tomas otro tren a París. Te has ahorrado una noche de hotel.

Opciones como está hay cientos en Europa. Es una fórmula para ver más por meno, a un precio muy asequible.

Si mi intuición está en lo cierto, creo que cada vez veremos más consignas por las ciudades y a más viajeros que optan por pernoctar en menos lugares.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *