Visita a la noria de Viena en el parque de atracciones Prater

La noria gigante de Viena es uno de los atractivos más románticos de la ciudad y, al mismo tiempo, de mayor diversión tanto para pequeños como para mayores.

Vaya por delante que Viena tiene todo lo necesario para el entretenimiento. Es una de las capitales culturales de Europa, tiene historia, una arquitectura impresionante y una calidad de vida envidiable.

Sin embargo, entre todo este glamour y paseos imperiales, destaca sobre manera su famosa noria en el parque de atracciones Prater, que se llama así por estar ubicado en el barrio con el mismo nombre.

La noria de Viena

La noria de Viena vista desde abajo

La gran noria es la primera atracción visible desde la calle, antes de entrar al parque. Se construyó en 1897 para celebrar los 50 años en el trono del emperador Francisco José, aunque no siempre ha estado en pie. Un incendió la dejó inservible durante la II Guerra Mundial y fue reconstruida en 1947.

Está hecha de metal, pesa 430 toneladas y las cabinas son de color rojo. Además, son muy grandes, caben más de 20 personas. Actualmente hay 15 cabinas, aunque en origen eran 30. Por motivos de seguridad se decidió reducirlas. Tiene unos 65 metros de altura, siendo la más alta del mundo hasta 1985, cuando se inauguró la noria Technocosmos en Japón.

Desde el interior de las cabinas puede verse todo el parque, los barrios vecinos e impresionantes vistas de algunos de los lugares más importantes de Viena. No te agobies si no te sale la foto a la primera porque esta noria gira muy lenta. Estarás unos 20 minutos para dar una vuelta entera, lo que significa que su velocidad es de 2,7 km/h.

La noria es una de las atracciones más caras del parque. Son 12 euros por persona, 5 euros para los menores de 14 años y gratis para los menores de 3 años.

Hay otra noria dentro del Prater, pero enseguida verás que no tiene la misma magia. Es más pequeña y las cabinas son reducidas, sólo caben dos personas.

Como verás más abajo, el horario de apertura de la noria y del parque no coinciden. La noria abre todo el año, aunque con diferentes horarios en función de la temporada. Cuando llega el frío, la atracción se cierra a las 20 horas y en verano aguanta hasta medianoche. El día de nochevieja sigue dando vueltas hasta las 2 de la madrugada.

Parque de atracciones Prater

Atracciones del parque Prater de Viena

Como estamos acostumbrados a las ferias que montan en nuestras ciudades en los días navideños o en verano, por un momento, viendo las fotos, podrías llegar a pensar que se trata de una feria más, pero no es así.

El parque de atracciones de Viena es permanente. Lleva más de 100 años en funcionamiento y, aunque vivió una época de decadencia en la década de los 90, en la actualidad ha vuelto a conquistar tanto a locales como a turistas. En ello ha influido mucho el acondicionamiento del entorno por parte del ayuntamiento.

El Prater, como lugar de esparcimiento y ocio, comenzó cuando el emperador José II abrió esta zona que hasta entonces había servido como coto de caza. A partir de entonces comenzaron a instalarse bares y juegos, hasta que fueron llegando las atracciones después de acoger la Exposición Universal en 1873.

También puede interesarte  La elegante Salzburgo: qué ver y cómo llegar

Actualmente hay 109 atracciones en el parque, que está dividido por calles. En la parte derecha están dos de las atracciones más grandes, que son la noria y la montaña rusa. Para niños hay coches de choque, casas encantadas, toboganes, trenes, tiovivos y todo tipo de atracción mecánica con música y muchos colores. Para los más pequeños es interesante comprar la Kids Card, que permite el acceso a seis atracciones por sólo 12 euros.

Hay más tarjetas similares para adultos o más mayores, quienes también tienen un sinfín de opciones en el parque. Cualquier atracción que puedas imaginar, está en el Prater. También hay juegos electrónicos, láser y decenas de puestos de comida, salchichas, helados o golosinas. Es difícil no salir del parque emocionado y alterado.

Vista de la noria de Viena desde fuera del parque Prater

En la entrada (o en la salida) del parque hay una explanada de césped, con algunos árboles, donde verás que la gente se tumba a leer, dormir o se junta con amigos para jugar con la pelota o charlar. Es un sitio ideal para ver el juego de luces de las atracciones cuando la noche cae sobre Viena.

Cómo llegar

Gente en el parque de atracciones de Viena

El parque de atracciones de Viena está abierto del 15 de marzo al 31 de octubre, desde las 10 de la mañana hasta la medianoche. Parte del otoño y en invierno permanecen cerradas la mayor parte de las atracciones y los restaurantes por las bajas temperaturas de la capital austríaca.

El acceso es gratuito, aunque cada atracción tiene su precio. Hay de todos los precios, desde los 2 euros. Lo habitual son 5 euros.

Por último, para llegar al parque de atracciones Prater, lo ideal es tomar el transporte público, que en esta ciudad es muy bueno. Las líneas de metro U1 y U2 llevan a la parada Praterstern, a unos 100 metros de la entrada al parque. En el mismo lugar está la estación de cercanías con el mismo nombre, también tienen parada los tranvías O y 5, y el autobús 80A.

Etiquetas:,

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *