Una francesinha y una siesta en Oporto

En Portugal se come de maravilla. Y Oporto no es una excepción. Con poco dinero se puede conseguir un excelente plato de carne con ensalada, arroz y patatas, o una bandeja de bacalhao com natas.

El plato más especial que se puede comer en Oporto es, junto a los callos, la francesinha. Dicen que su origen se debe al cocinero portugués David Silva, quien quiso imitar la Croque Monsieur de París. Advierto que después de comer una francesinha es necesaria una siesta. No es cualquier cosa.

La francesinha es un sandwich, pero no uno cualquiera. Posiblemente es el sandwich con más calorías y colesterol del mundo. Se puede encontrar en cualquier bar o restaurante de la zona de Oporto y también en alguno de Lisboa por menos de diez euros.

El plato de francesinha suele ir acompañado de patatas fritas, huevo frito (en algunos lugares ponen gambas) y una salsa ligeramente picante, creada con cerveza, tomate y especias. La salsa suele variar en función de quien la prepare. Además, el pan de molde del sandwich está tostado y bañado con queso en lonchas fundido.

Francesinha sin huevo y mucha salsa
Francesinha con salsa donde se puede ver el contenido

Francesinha por no llamarla Francesota

Por si todo ello fuese poco, la francesinha está rellena de todo tipo de embutidos portugueses. Al igual que en la salsa, cada cocinero tiene sus preferencias, pero los ingredientes más habituales son salchicas, jamón de york, ternera, hamburguesa, mortadela y lomo de cerdo.

Yo sólo la he comido una vez y creo que tuve suficiente. Desde entonces mi estomágo se hizo pequeño. Como decía antes, la francesinha debe comerse después de una mañana caminando por las colinas de Oporto y a ser posible antes de una buena siesta. Lo ideal sería acompañarla con una Super Bock bien fresca tras contemplar un bonito atardecer en Oporto.

La francesinha se puede comer en cualquier parte de Oporto, pero el más recomendado es el Café Santiago. La realidad es que la preparan en todas partes. Si además queremos vistas, lo mejor es ir al paseo junto al río Duero. Vistas, compañía y buena comida. No se puede pedir nada más.

 

 

 

Tags:

3 Comments

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *