Budapest y Viena son dos ciudades imprescindibles para cualquier viajero empedernido. Son grandes, tienen mucha historia, arquitectura, diseño y cultura. Son lugares de grandes dimensiones, así que para poder conocerlas con suficiencia necesitarás entre 3 y 4 días. Por su proximidad...