La playa da hambre. Es algo demostrado mundialmente. El sol y el mar están aliados con los restaurantes que rodean las playas para hacernos consumir en ellos. Pero además de hambre, también provocan pereza. Un cóctel explosivo que provoca que cientos...