El viaje a Drvenik, por la misma carretera en la que un día antes nos tiramos cuatro horas para hacer 120 km, fue rápido. Esta vez las fronteras funcionaron ágiles y había menos tráfico. La ruta en coche por Croacia volvía...