Split, tu puerto de entrada a Croacia

Split es, por población, la segunda ciudad más importante de Croacia. Sin embargo, en cuanto a turismo se refiere, no hay quien le haga sombra.

Escondida entre las montañas de Dalmacia y la costa del Adriático, es la cuna de la nación croata. Aquí escribió Marko Marulic en 1501 los primeros versos de la lengua que hoy se habla en esta república balcánica.

Al estar en el centro del país, es lugar de paso obligatorio para visitar Dubrovnik o la costa de Makarska, o en caso de venir desde el sur para visitar los encantadores pueblos de Dalmacia, Sibenik y la península de Istria.

Por cualquier rincón oíremos hablar del Hajduk Split, el club que levanta pasiones en gran parte del país. Su escudo está por todas partes y no sólo en esta parte de Croacia. Hay quien siente veneración por su equipo de fútbol.

Si visitas Croacia en verano, seguramente pasarás varias veces por Split. Como ciudad de vacaciones, diría que no da para mucho. Tiene una parte antigua preciosa, que nada tiene que ver con la otra parte de la ciudad, muy soviética, con altos edificios residenciales. Como buena ciudad mediterránea, sus calles apuntan todas hacia el puerto.

Ciudad y Palacio de Diocleciano

La torre de la catedral de San Duje

El centro de la ciudad es un palacio con setecientos años de vida. Es un lugar especial, espectacular, donde la gente se entremezcla con las ruinas de antiguas catedrales y estrechas calles en las que las ventanas góticas aparecen en los rincones menos sospechados.

Estos edificios de la época romana están considerados como los mejores conservados de Europa. Podemos y debemos pasear por las callejuelas, perdernos subiendo unas pequeñas escaleras y descansando en las gradas del Peristilo.

Split ofrece en esta parte de la ciudad su mejor imagen, nos cautiva con arquitectura y espacios que sólo habíamos sido capaces de imaginar con el cine de Hollywood.

Es una ciudad con mucha vida nocturna

Hay mercados diarios junto a las murallas del palacio de Diocleciano, uno de verduras y otro de curiosidades y souvenirs. Por la noche podemos elegir entre una infinidad de opciones gastronómicas. En Croacia, por proximidad, abunda la (buena) comida italiana.

Con un día en la ciudad es suficiente para conocerla, pero muchos optan por utilizarla como base de operaciones en verano. Desde el pequeño puerto de Split parten ferris en dirección a las islas croatas más imporantes y a Ancona, en Italia, y desde donde se recibe una gran cantidad de turistas italianos.

Todas las horas hay barcos en dirección a algunas de las mejores playas de Europa y es absolutamente imprescindible visitarlas.

Etiquetas:,

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *