Ruta en coche por Croacia: Istria, Krka y Split

¿Te llama la atención Croacia? No lo pienses, te va a encantar. Es un país precioso, totalmente desconocido para nosotros. Y lo tiene todo, paisajes, montaña, mar, fiesta, comida… Si vas recuerda que allí no funciona todavía el euro, sino las kunas. Y los precios son similares a los de España.

He dividido esta ruta en varios artículos, porque no quiero que sean demasiado largos. En este primero incluyo los primeros pasos en el país croata y cómo llegar hasta allí.

Cómo llegar a Croacia

Para ir tienes dos opciones. Tomar un avión a alguna ciudad croata o a Trieste, ciudad italiana limítrofe a la que vuela Ryanair desde diversas ciudades españolas y alquilar allí un coche con el que hacer una ruta en coche por Croacia.

Nosotros decidimos ir en coche desde Valencia. Calculamos gastos y nos salía más barato que ir en avión y alquilar un coche. Para llegar hicimos parada en Niza y en Trieste. Y para volver en Venecia y Cremona.

Para llegar a Croacia en coche hay que pasar primero por los 20 km de Eslovenia que separan Italia y Croacia. Puesto que son países que todavía no forman parte por completo de la UE (o no formaban parte cuando nosotros fuimos) todavía hay que pasar fronteras. En general es un paso rápido. Simplemente comprueban o ni eso, que los pasaportes coinciden con quien va dentro del coche. Lo malo es la carretera, una nacional de un carril por sentido, en la que circulan todo tipo de vehículos.

Nuestro viaje fue a finales de julio, así que también coincidimos con todos los turistas eslovenos, húngaros, alemanes, italianos y de otros muchos países que optan por Croacia como destino veraniego.

Parque Nacional Kamenjak, en Premantura
Una de las playas en Kamenjak

La península de Istria

El primer día decidimos que íbamos a pasarlo en la península de Istria, en el norte del país. Ya teníamos preparada toda la ruta de antemano y reservados los alojamientos. En general, como ahora veremos lo cumplimos casi todo.

La primera parada de nuestra ruta en coche por Croacia, tras casi dos horas desde Trieste, fue el Parque Natural Kamenjak en Premantura. Esta pequeña e increíblemente bella península protegida es un trozo de tierra virgen en la que no se puede edificar ni entrar sin registrar la matrícula del coche. No hay asfalto, hay decenas de caminos de tierra por los que perderse e intentar escoger la mejor opción posible. En realidad todas son buenas, porque hay cientos de calas en las que pasar el día en solitario, disfrutando de paisajes espectaculares y un agua cristalina.

Tras comer y pasar unas horas que jamás quise que terminasen, decidimos marcharnos hacia nuestro lugar de hospedaje. Primero pasamos por Pula, pequeña población que conserva un gran anfiteatro romano. Pula es, además, un gran punto de veraneo. En realidad toda la península de Istria lo es. Nosotros no nos dimos cuenta hasta llegar allí. Es un lugar que merece un viaje exclusivo.

Rovinj con la torre de la iglesia
Parte histórica de Rovinj vistas desde el puerto

Más tarde llegamos a Rovinj, otra preciosa y coqueta ciudad costera. Nos decidimos por esta ciudad porque conecta con la carretera que al día siguiente debía llevarnos hacia el sur de Croacia. En Rovinj, cenamos, dormimos y visitamos un perfecto centro histórico de piedra, con edificios antiguos y un peñón que sobresale de la tierra en la que hay edificada una iglesia cuyo campanario destaca sobre el resto del municipio.

Krka y Skradinski buk

Al día siguiente nos marchamos al Parque Nacional Krka, donde llegamos unas tres horas después. En función de la temporada, el precio de la entrada es diferente. Por supuesto en verano es más caro, pero vale mucho la pena. Es un lugar donde está permitido bañarse y hay varias rutas a elegir, de más o menos tiempo caminando. También hay varias entradas. Nosotros escogimos la de Skradin.

Hay que estacionar, comprar la entrada y dirigirse a uno de los barcos, con salidas cada hora, que nos llevará al lugar de inicio. Es una zona rodeadas de bosques, difícilmente accesible. Así que en la ruta en coche por Croacia también es necesario el barco.

Nosotros íbamos con el tiempo justo y hacia mucho calor, así que no pudimos verlo todo, pero lo que conocimos fue espetacular. Fuimos directo al Skradinski buk, la cascada más famosa del parque de Krka, donde está permitido el baño. Aquí hay que tener cuidado, porque hay mucha gente, las rocas resbalan y la corriente es fuerte. Pero es una experiencia genial.

Mi recomendación es que si tienes tiempo, llegues al parque por otra de las entradas y visites, al menos, la isla de Visovac. En la web tienen toda la información.

Palacio del Diocleciano en Split
Palacio del Diocleciano por la noche

Split antes de las islas

Después de Krka nos fuimos a Split, a 80 km. Split es la segunda ciudad más importante de Croacia. La entrada a la ciudad no es muy bonita, más bien todo lo contrario. Parece un lugar sucio y no muy bien cuidado, pero sólo es una apariencia. El centro histórico de Split es uno de los más hermosos de Europa.

Allí pasamos la tarde, cenamos y pasamos la noche. Es difícil encontrar aparcamiento en el centro. Nosotros tuvimos mucha suerte porque aparcamos en la puerta del apartamento. El centro histórico es Patrimonio de la Humanidad desde 1979, donde el Palacio de Diocleciano resalta sobre todo lo demás. Más allá del centro histórico, Split es un importante puerto, desde donde salen casi todas las rutas que llevan a las islas croatas y a Italia.

Por eso elegimos parar esta noche en Split. Nuestro siguiente destino fue Supetar, puerto de entrada a la isla de Brač. Para llegar hasta allí hay que ir con ferri. Se puede ir con coche y no es caro. Aquí explico todo lo que necesitas saber sobre los ferris de Croacia.

Sigue en Ruta por Brač, Makarska y Dubrovnik

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *