Ruta en coche por Croacia: Brač, Makarska y Dubrovnik

Siguiendo la ruta en coche por Croacia, esta vez desde el ferri podemos ver Split con otra perspectiva, la del mar. Y además, nos deja intuir como está formada Croacia, con imponentes montañas que desembocan directamente en el mar.

Llegados a Supetar, salimos del ferri en dirección a Bol, justo en la otra parte de la isla. Hay atravesarla prácticamente toda y por caminos, a veces con cierta dificultad, para unos 40 minutos más tarde llegar a Bol. En realidad este municipio no tendría nada de especial, exceptuando un bonito paseo marítimo, sino fuese porque en su término se encuentra la espectacular playa Zlatni Rat. Ya he hablado de ella. Te recomiendo que leas el post.

En la isla de Brač no hay mucho más que ver. Es un lugar poco habitado, con aldeas muy pequeñas. Lo único que vale la pena es la playa, de la que cuesta separarse, no sólo por su curiosa forma de cuerno, sino también porque frente a ella está la isla de Hvar.

La playa Zlatni Rat desde la colina
Lado derecho de la playa de Zlatni Rat

Maldito ferri a Makarska

Tras pasar el día en la playa, volvimos al coche para ir al puerto de Sumartin, en la otra punta de la isla. Nuestra idea era ir desde aquí a Makarska, separados por tan sólo 20 minutos en ferri. Pero, como explico en el post sobre los ferris en Croacia, en esta ruta en coche por Croacia, llegar un minuto más tarde puede suponer que no entres en el barco. Como así nos pasó. Nuestras opciones eran esperar cuatro horas o ir a Supetar (a 45 minutos), tomar el ferri a Split y conducir una hora hasta Makarska.

Finalmente decidimos no quedarnos quietos y tratar de llegar a nuestro alojamiento antes que si esperásemos cuatro horas. Lo conseguimos, pero llegamos a Makarska cabreados y con la sensación de haber perdido cuatro horas de nuestras vidas. Así que, por favor, llega con tiempo a los ferris y más si el puerto es pequeño.

En fín, la noche en Makarska transcurrió sin problemas. Es una zona de alta concentración de turistas, aunque nuestro alojamiento estaba alejado del centro. Nuestro plan era visitar Brela tras llegar desde Sumartin, pero no hubo tiempo así que nos perdimos unas preciosas calas de roca y bosque.

Nuestro siguiente destino fue Dubrovnik. Salimos muy pronto porque queríamos llegar al escenario más conocido de Game of Thrones antes de mediodía. Hasta ahora las carreteras de Croacia fueron buenas, pero a partir de Makarska todo cambia. Ya no hay autopistas y pasamos a circular por una carretera nacional, que bordea el mar y de un carril por sentido.

Así que, con toda la paciencia del mundo, atravesamos toda la costa croata hacia el sur. Otra de las curiosidades de este viaje es que Bosnia tiene un pedacito de tierra para conectar con el mar, pero parte Croacia en dos. Así que para llegar a Dubrovnik antes hay que pasar la frontera tras superar una interminable cola. En los veinte minutos que estuvimos en Bosnia pudimos comprobar que la diferencia de vida con Croacia es abismal.

Vista de los tejados de Dubrovnik
Vista de los tejados de Dubrovnik

Llegada a Dubrovnik

Al llegar de nuevo a Croacia hay que pasar otra vez la frontera, aunque esta vez es más rápido. Después para llegar a Dubrovnik atravesamos la zona donde atracan los cruceros y cruzamos un majestuoso puente blanco.

Dubrovnik es muy pequeña. La gente suele pensar que es una ciudad grande pero no. Fue una ciudad importante hace siglos, pero actualmente es tan sólo un gran punto de turismo, el mayor de Croacia.

En mi opinión es una ciudad preciosa, pero que sólo vive del turismo, el mismo que probablemente masifica el centro amurallado y obligará, en algún momento, a que sus residentes comiencen a protestar. Mientras tanto, Dubrovnik es una ciudad de cuento, que se puede disfrutar caminando, desde lo alto de la muralla o desde las playas que tiene justo enfrente. Puedes leer más sobre Dubrovnik en el enlace anterior.

Nosotros, tras pasar muchísimo calor, decidimos irnos a la playa de Banje para terminar de acabar el día, relajados, con la mejor vista al frente. Por la noche volvimos al centro para pasear y ver las murallas iluminadas.

Después de Dubrovnik, desandamos nuestros pasos hasta Drvenik, un pequeño pueblo costero, próximo a Makarska desde el que embarcar rumbo a la isla de Hvar y así continuar la ruta en coche por Croacia en la mejor isla de todas.

[su_button url=”https://www.miguelteve.com/ruta-en-coche-por-croacia-istria-krka-y-split/” target=”blank” style=”3d” background=”#f8f7ea” color=”#0f0e0e” size=”9″ center=”yes” icon=”https://www.miguelteve.com/wp-content/uploads/2018/07/playa-banje-dubrovnic.jpg”]Viene de >> Ruta en coche por Croacia: Istria, Krka y Split[/su_button]

 

[su_button url=”https://www.miguelteve.com/ruta-en-coche-por-croacia-hvar-zadar-y-plitvice/” target=”blank” style=”3d” background=”#f8eaeb” color=”#0f0e0e” size=”9″ center=”yes” icon=”https://www.miguelteve.com/wp-content/uploads/2018/07/playa-banje-dubrovnic.jpg”]Sigue en >> Ruta en coche por Croacia: Hvar, Zadar y Plitvice[/su_button]

 

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *