Mi primer vuelo con British Airways

Dentro de poco volaré por primera vez con American Airlines (Actualización: ya he volado con ellos), así que se me ha ocurrido contar mi experiencia con cada una de las aerolíneas que ya he probado.

Realmente las aerolíneas no suelen diferenciarse demasiado. Muchas pertenecen ya al mismo grupo empresarial y otras, al formar parte de la misma alianza, comparten similitudes. Pero aún así, voy a tratar de describir cómo me sentí con cada una.

En este caso voy a hablar de British Airways. Mi primer vuelo con ellos fue a Buenos Aires, con escala en Londres. Fue en el verano europeo de 2011, poco después de la fusión con Iberia.

Elegí British porque era la mejor opción por precio y horas de viaje. El vuelo a Londres fue un trámite, aunque el paso por el aeropuerto de Heathrow fue mucho más largo difícil de lo esperado. Tuvimos que pasar nuevamente por los controles y, no sé cómo serán ahora, pero en aquél momento fueron muy exquisitos con los líquidos y los aparatos electrónicos.

Tras una escala de tres horas, embarcamos rumbo a Argentina para volar durante casi 14 horas, en la zona de turista, en la fila 26 pegados a la ventana y con un compañero en el asiento del pasillo. Los asientos no eran demasiado anchos pero permitían cierta comodidad y pude dormir cuatro horas seguidas. El avión era un Boeing 777-300, con tres columnas de tres asientos.

El entretenimiento del avión no incluía películas ni series en español castizo, eran todos en español latino. Y bueno, todos sabemos que el doblaje es lamentable. Afortunadamente ahora ya no veo películas en español así que no volverá a pasarme.

En British Airways la comida no es buena

Así como en otras ocasiones me he sentido como en casa, con British no ocurrió de igual forma. No sabría decir el motivo pero el personal de abordo no me hizo sentir cómodo. La comida fue la peor que he probado en un avión. En la ida probé el pollo con arroz y en realidad era arroz con cuatro trozos de pollo. En el vuelo de vuelta probé la pasta de verdura y al menos era comestible.

En aquél momento no se me ocurría hacer fotos a la comida del avión pero prometo hacerlo en los próximos vuelos. Llegamos a Ministro Pistarini en hora y sin contratiempos.

El vuelo de vuelta a España fue igual de tranquilo aunque se me hizo muy largo. Aquí British Airways no tiene ninguna culpa. Los vuelos de vuelta siempre se me hacen muy pesados y no veo la hora de llegar a casa, más cuando acabas de despedirte de familia a la que no ves de forma regular.

La escala en Heathrow fue más larga que en la ida y fue desesperante. Fueron 11 horas de vuelo más 6 horas de escala y otras 2,5 a Madrid. Y todavía faltaba el AVE. En aquél momento prometí que jamás volvería a viajar a Argentina con escala, pero no contaba con tener que pagar un billete más para mi hija de dos años, así que en unos días volveremos a vivir un viaje similar.

Como conclusión ¿qué tal British Airways? Tras mi primer vuelo con British Airways, al menos en viajes largos, trataré de evitarla. Creo que hay aerolíneas con mejores aviones y personal más simpático. Incluso la propia Iberia cumple estas condiciones. Para ir a Argentina, LATAM o Air Europa me parecen mucho mejor opciones.

One Comment

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *