Qué ver en el Castell de Guadalest

Guadalest es un pequeño pueblo del interior de Alicante, catalogado como uno de los más bonitos de España y perfecto para hacer una escapada durante unas vacaciones en Benidorm o en cualquier otro sitio de la costa alicantina.

En Guadalest apenas viven 200 personas durante todo el año, ya que es un municipio eminentemente turístico. La magia del lugar es que está enclavado entre las sierras de Aitana, de la Xortà y la Serrella, acompañado por el embalse donde desagua el río con el mismo nombre del pueblo.

Gracias a su ubicación, el verano es más suave que en la costa y goza de inviernos más fríos y con mayores precipitaciones.

Lo mejor de la visita al Castell de Guadalest

Calle decorada con artículos turísticos en Guadalest

Guadalest fue declarado conjunto Histórico-Artístico en 1974 y cuenta con una historia de más de ocho siglos. El embalse, que ha cambiado el perfil y el paisaje de la zona, fue construido en 1971.

Tiene mucho que ver Guadalest, aunque la visita no te llevará más de medio día. En la entrada del pueblo hay varios aparcamientos municipales, que tendrás que utilizar obligatoriamente si quieres estacionar cerca. El precio es de 2 euros por todo el día.

En el mismo aparcamiento está la oficina de turismo, donde te explicarán lo más relevante y conseguirás un mapa gratis.

La Villa

Está llena de pequeños comercios de marroquineria y artículos de decoración y turismo. Las calles están empedradas y las fachadas son de color blanco y piedra.

La entrada a la Villa por la puerta excavada en la roca

Tras superar las casas, se llega a la Via Pista, un paseo que da acceso a la villa y al castillo y desde donde se hacen las mejores fotos de la roca donde está el castillo. La villa es la parte del pueblo declarada Bien de Interés Cultural.

El acceso a la villa llega tras una escalinata bastante empinada y un túnel excavado en la roca, que hace de puerta de entrada. No hay otra forma de llegar a lo alto de Guadalest, así que imagina las complicaciones para subir los suministros.

El castillo de San José

Vistas de la Villa y del embalse desde el castillo

El castillo de Gaudalest es la parte más reconocida del municipio. Fue construido por los musulmanes en la parte más alta de la montaña de roca en la que se basa todo el pueblo. Es la parte imprescindible que ver en Guadalest, sobre todo por sus vistas.

Su ubicación sirvió como defensa estratégica, pero varios terremotos lo deterioraron, quedando finalmente muy dañado en la Guerra de Sucesión.

El castillo puede ser visitado a través de la Casa Orduña. El precio es de 4 euros los adultos y 2 euros los niños mayores de 6 años. Del castillo hay poco que ver, excepto alguna muralla y las escaleras. Lo mejor de todo son las vistas a la sierra, con el embalse en la falda. El color turquesa del agua hace que todo sea todavía más bonito.

Castillo de Alcozaiba

Torre del castillo de Alcozaiba de Guadalest
Torre del castillo de Alcozaiba de Guadalest

De este castillo queda bien poco, tan sólo una torre que puede verse desde la Casa Orduña, a la que actualmente pertenece. Fue construída por los musulmanes en siglo XI.

No se puede visitar, pero forma parte del encanto del paisaje de Guadalest.

Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción

La iglesia está justo al lado de la Casa Orduña. La finalización de la construcción data de 1753 , aunque quedó casi destruida en la Guerra Civil y tuvo que ser rehabilitada.

Museos de Guadalest

Hay muchos museos que ver en Guadalest. Es una de las curiosidades de esta posblación. Está repleto de museos, cada cual más sorprendente. El principal museo de la ciudad es el Museo Municipal Casa Orduña, que en su momento fue propiedad de la familia noble Orduña procedente de Navarra y que ingresó en la Orden de Santiago.

La Casa está decorada con los mismos muebles de la época. Pueden visitarse las alcobas, decoradas como antaño, el baño, la cocina, la despensa y una sala de exposiciones.

Otros museos que se encuentran en Guadalest son:

  • El Museo de Belenes y Casas de Muñecas.
  • El Museo de Instrumentos de tortura.
  • El Museo de Microminiaturas.
  • El Museo de Saleros y Pimenteros.
  • El Museo Etnológico de Guadalest.
  • El Museo Microgigante de miniaturas.
  • Y el Museo Colección de Vehículos Históricos.

Son museos baratos y muy curiosos, con los que alargar el día en Guadalest tras la visita al castillo.

Hay otra edificación de interés que es una antigua prisión ubicada bajo el edificio del Ayuntamiento y que data del siglo XII.

El embalse

Vistas del castell de Guadalest desde la orilla del embalse

Al embalse de Guadalest se puede bajar siguiendo la ruta que lleva a Callosa d´en Sarrià. Simplemente hay que seguir la carretera que sale del pueblo, pasar un par de curvas y aparecerá un cartel con la indicación del embalse.

En el trayecto encontrarás alguna zona que puede servir de mirador y una larga recta rodeada de árboles digna de una buena fotografía.

En el embalse hay un pequeño aparcamiento. Si tu intención es pegarte un baño, lo mejor será que aparques en esta zona y camines, ya que la carretera que rodea el embalse es muy estrecha y tiene pocas oportunidades para estacionar.

Justo al lado del aparcamiento hay una zona habilitada para el baño, aunque no es la más bonita. Enfrente hay mejores recovecos con vistas al castillo, pero es algo más complicado acceder, teniendo que superar algún terraplén.

Cómo llegar a Guadalest

Guadalest queda a sólo 20 kilómetros de Benidorm y de Altea, y desde aquí a medio camino de Alcoy, a través de la CV70, una carretera repleta de curvas y altiplanos con la que disfrutar de las vistas de la sierra y la naturaleza.

Desde la autovía A7, que cubre toda la costa valenciana, para llegar a Guadalest hay que tomar la CV70 hacia La Nucia y, tras este, Guadalest.

Muy cerca de Guadalest hay otros municipios interesantes desde el punto de vista turístico, como Polop, y diversos caminos para hacer senderismo y recorridos naturales.

Es una zona muy frecuentada por motoristas y ciclistas, así que debes ir con precaución en la carretera.

Dónde comer

Guadalest está lleno de restaurantes, unos mejores y otros más normalitos. Sin embargo, como el pueblo es pequeño, suelen estar muy frecuentados.

En Benimantell, que es el municipio de al lado, hay también restaurantes de calidad, y otros en la carretera con vistas al pueblo. Sería bueno que reserves antes de ir.

Son típicos los arroces caldosos y los mintxos, una especie de empanadilla rellena de espinacas, morcilla y sobrasada.

También puede interesarte  Visitas gratis que hacer en Valencia

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *