Lo mejor de la plaza de España de Sevilla

Dicen que cuando Alfonso XIII vio en persona la Plaza de España de Sevilla pronunció una frase parecida a esta:Señores, yo sabía que esto era bonito… Pero no tanto”.

Algo parecido me ocurrió cuando la pisé por primera vez, pero yo me quedé sin palabras. He de reconocer que me emocioné. A pesar de haberla visto en fotografías o películas, jamás pensé que pudiese existir algo tan majestuoso.

Plaza de España de Sevilla

Y el caso es que ya me lo habían dicho. Fui advertido decenas de veces, pero nunca pensé que sería tal la belleza de este lugar. Fue un caluroso día de marzo en el que, sin embargo, cayó un fuerte aguacero que nos obligó a resguardarnos bajo los arcos del edificio que la custodia. Y mientras esperábamos a que la lluvia cesase, los rayos de sol se colaban entre las nubes para realzar el color de la plaza.

Esa visita cambió mi forma de pensar sobre Sevilla y, sinceramente, me hizo sentir orgullo de ser español. Algo que no me ocurre habitualmente, lamentablemente.

La plaza de España de Sevilla

La Plaza de España fue construida para la Exposición Iberoamericana de 1929. Su arquitecto Aníbal González, vistió de ladrillo y azulejería típica de Triana una obra de aspecto aparentemente mudéjar cuya finalidad era mostrar el hermanamiento de España con sus antiguas colonias. Se dice que su forma semielíptica tiene la forma de un abrazo a Iberoamérica.

En los extremos de cada “brazo” se alzan dos torres de 74 metros de altura y que, según cuentan, a algunas personalidades de la época les preocupaba que estas rivalizasen con la Giralda. Actualmente, en el edificio están las dependencias diversos organismo oficiales, como la Delegación de Gobierno en Andalucía y la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir.

Bajo los arcos de la plaza de España, están representadas las provincias del país, cada una con imágenes características de la región. Además, sobre cada provincia hay 48 escudos que representan a personajes ilustres, como por ejemplo Quevedo, Fray Bartolomé de las Casas, Magallanes, Velázquez o Castelar.

Más allá de las cuestiones técnicas, en las que probablemente la mayoría no nos fijaremos, la plaza de España de Sevilla es uno de los monumentos arquitectónicos más impresionantes que he tenido el gusto de visitar. Es un lugar imprescindible que dota a Sevilla de una elegancia superior.

Plaza de España de Sevilla lloviendo
Plaza de España lloviendo

Curiosidades de la plaza de España

Faltan dos provincias

Cuando se construyó, las Islas Canarias todavía era una única provincia, pero ahora tiene Tenerife y Gran Canaria. Además, Sevilla tampoco está representada porque lo hace en otros cuatro murales de la plaza.

El orden alfabético

En principio, todas las provincias estaban ordenadas alfabéticamente, pero cambiaron la imagen de Navarra porque incluía la muerta de García IV. El problema es que también cambiaron Pamplona por Navarra y quedó estropeado el orden hasta entonces inalterado.

Escenario de cine

La Plaza ha sido escenario para el rodaje de películas de Hollywood. Seguramente la más conocida es “Star Wars II: la Guerra de los clones”, en la que podemos ver a la reina Amidala junto a Luke Skywalker pasear por los jardines del planeta Naboo.

También se rodaron algunas escenas de “Lawrence de Arabia” y de “El Dictador” de Sacha Baron Cohen.

El banco de Valencia en la plaza de España de Sevilla
El banco de Valencia en la plaza de España de Sevilla

Consejos para visitar la plaza de España

Aunque es el mayor atractivo de Sevilla, fuera de los días de gran aglomeración, la plaza se puede visitar con bastante tranquilidad y es posible hacer buenas fotografías para inmortalizar la visita. Yo te recomiendo no visitarla con prisa, tómate tu tiempo para disfrutar de los arcos, del canal navegable y de los cuatro puentes, que simbolizan los antiguos reinos de España: Castilla, León, Navarra y Aragón.

El canal acompaña circula paralelo a los arcos del edificio, una vez más como símbolo de unión entre dos mundos separados por el Atlántico. Hay disponibles barcas para pasear entre las 10 y las 22 horas (hasta las 20 horas en invierno). El precio de las embarcaciones de cinco euros.

Aunque no está permitido, en la plaza también encontrarás vendedores ambulantes y, seguro, alguna persona haciendo pompas de jabón gigantes. La verdad es que le da otro toque al lugar y te permite hacer fotos bastante curiosas.

La plaza, que ocupa 50.000 metros cuadrados, está protegida por por una valla, que se cierra por la noche para evitar cualquier acto vandálico.

Es difícil, sea el día que sea, que no veas a novios haciéndose fotos en la plaza. Si en tu ciudad tuvieses un monumento así seguro que no desaprovecharías la oportunidad. Si ves a unos recién casados por allí, hazles un favor y no salgas por detrás en las fotos.

Plaza de España de Sevilla desde el parque de María Luisa
Plaza de España desde el parque de María Luisa

Cómo llegar a la plaza

Tras su construcción, la plaza de España de Sevilla se encontraba apartada de la ciudad, en el parque de María Luisa construído en 1914. Para llegar a ella era necesario atravesar campos. Por supuesto, su aparición hizo que toda la zona cambiase su aspecto.

Actualmente, la plaza ha quedado encuadrada entre jardines, ya que en su parte posterior está el parque Prado San Sebastián.

Está muy cerca de la Universidad de Sevilla, de los Jardines de Murillo y del Real Alcázar. Afortunadamente para el peatón, Sevilla es una ciudad cómoda para caminar, con extensas zonas peatonales, así que es fácil desplazarse a cualquier lugar de la urbe a pie.

Por cierto, cerca de la Plaza de España hay zonas donde se puede aparcar gratis si te desplazas en coche, cosa que por otro lado no recomiendo en Sevilla. Pero si lo haces, en este artículo escribí sobre las mejores zonas para aparcar en Sevilla.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *