Las Fallas de Valencia con niños

Durante las Fallas, Valencia se transforma en una obra de arte gigantesca. Los monumentos, la música y el ruido, lo inundan todo, convirtiendo las calles en un caos que parece no haber ocurrido tras la cremà del día 19 de marzo.

Aunque durante la semana fallera hay mucha gente en la ciudad, hay actividades que pueden hacerse con los niños para que vivan de cerca de la fiesta.

Un niño mira la mascletá subido a hombros de su padre

Hay que ser precavido y no perder de vista a los niños, no quitar ojo de los petardos y permitirles disfrutar de los colores y la crítica de los monumentos.

Qué hacer con niños en Fallas

1- Mascletà

Humo de la mascletá con la falla del ayuntamiento al fondo

Si hay un evento en las Fallas que impresiona sobre los demás, este es la mascletà. Es toda una celebración en la ciudad. Desde el día 1 de marzo hasta el 19, a las 14 horas se lanza una composición de pólvora y ruido que miles de valencianos reciben desde los alrededores.

El estruendo y el temblor del suelo erizan la piel a cualquiera, ya sea su primera vez o acuda todos los años.

Hay que tener en cuenta que a la mascletà acude mucha gente y puede agobiar. Hay que mantener a los niños siempre a la vista y a ser posible de la mano. Los fines de semana es cuando más gente se reúne en la plaza del Ayuntamiento. Es recomendable acudir unos 15 minutos antes o es posible que no consigas entrar en la plaza.

Otra recomendación es que no te acerques demasiado si vas con niños. Se escucha igual y lo verás mejor. Además, podrás salir más rápido de la plaza. Si puedes, no lleves carrito.

La mascletá es totalmente segura. Hay muchísima seguridad, pero no está de más ser precavido.

2- Castillo de fuegos artificiales

Desde el día 15 hasta el 18, todas las medianoches se lanza un espectacular castillo de fuegos artificiales de unos 15 minutos de duración.

El lanzamiento se realiza desde el Jardín del Turia, justo bajo el puente de La Peineta. Los alrededores y todos los puentes de la ciudad se llenan de gente a la espera de ver la iluminación y el ruido, que es escuchado desde toda Valencia.

El día 18, los fuegos artificiales son especiales. Se lanzan a las 01:30 y suelen ser más espectaculares, ya que es la última noche antes de la cremà. Se llama La nit del Foc.

La mejor zona para ver los fuegos artificiales es la Alameda, próxima al antiguo cauce del río y muy amplia, que permite esperar tranquilamente y que los niños se entretegan para superar el aburrimiento antes de los fuegos.

3- Visita a los monumentos de categoría especial

Los monumentos son el principal atractivo de la fiesta fallera. Todos los años se plantan más de 700 monumentos, entre grandes e infantiles. Estos monumentos están divididos en secciones, en función del presupuesto utilizado.

Las comisiones falleras que más gastan en sus monumentos están en la categoría especial y verás que hay mucha diferencia respecto a las demás. Los monumentos muy altos, anchos, con muchos y grandes ninots. Tardan días en montarlos.

Por lo general, los principales monumentos están en el centro de la ciudad, mientras que en los barrios periféricos tienen monumentos más humildes.

Lo ideal es que planifiques la visita en algún momento con poca gente. Truco: el día 15, los escolares ya no tienen clase, pero suele ser un día normal. La gente trabaja así que por la mañana la ciudad está tranquila. Es un muy buen momento para visitar las fallas de la categoría especial sin el agobio que supondría hacerlo los siguientes tres días.

Nosotros lo hacemos todos los años y con bicicleta. Algunos monumentos grandes no están terminados del todo porque tienen tiempo hasta el día 16, pero les quedan apenas unos detalles. Los monumentos infantiles han de estar finalizados el día 15 a primera hora.

4- Las calles iluminadas

Hasta hace unos años, la iluminación de las calles era un atractivo casi tan grande como los monumentos. Dos comisiones vecinas se disputaban y se siguen disputando todos los años el primer premio.

Sin embargo, este atractivo ha decaído un poco. La razón es que la iluminación supone un importante trastorno para los vecinos de los edificios colindantes, por lo que se han reducido las ayudas y los permisos.

En realidad sigue siendo un espectáculo muy bonito y creo que suficiente. Lo de antes era una salvajada. En el barrio de Ruzafa es donde están las principales calles iluminadas y también en los alrededores a los grandes monumentos.

5- Tirar petardos

Si no te gustan los petardos, en Fallas vas a pasarlo muy mal. Hay auténticos terroristas de los petardos, a pesar de que se intenta concienciar desde años con charlas e información.

La gente tira petardos en cualquier sitio y no le importa quien esté alrededor, así que es importante que estés al tanto para evitar algún susto a los niños.

Durante la semana fallera hay lugares de venta de petardos, donde puedes encontrar bombetas, que son el único tipo de petardo indicado para los más pequeños. No necesitan fuego y estallan al impactar con el suelo. Son muy suaves y no pueden hacerles daño porque, además, no explotan en la ropa.

6- Bailar al ritmo de la banda de música

Foto: Rafa Esteve en Wikimedia

Las comisiones falleras no necesitan excusas para hacer ruido, así que en cualquier momento puedes encontrar un desfile con la banda de música detrás. También puedes toparte con alguna comisión con músicos con instrumentos valencianos, como son la dolçaina y el tabalet.

Además, los días 17 y 18 se realiza la ofrenda de flores, que lleva a todas las comisiones de la ciudad hasta la plaza de la Virgen. Por supuesto, acompañadas por sus bandas de música. Los días 16 y 17 se realiza la entrega de premios en la plaza del Ayuntamiento, con el consecuente desplazamiento de todos los falleros.

7- Comer churros o buñuelos

Foto: Adrian en Wikimedia

En la semana fallera se camina mucho y ver tantos monumentos cansa, así que no está de más parar en alguno de los puestos ambulantes que venden churros, porras, buñuelos y chocolate.

Verás que hay puestos ambulantes por toda la ciudad. Son seguros, ya que deben superar la inspección de Sanidad para poder vender. Hay algunos mejores que otros, así que guíate por tu instinto.

Algunos de estos puestos tienen mesas habilitadas y otros no tienen espacio para hacerlo, así que tendrás que buscar otro sitio para comértelos.

8- La Cremà

El momento clave de las Fallas es el menos deseado por los falleros pero el más esperado por los vecinos. Con la cremà terminan las fiestas y vuelve la tranquilidad a las calles.

La cremà de las fallas es siempre el día 19 de marzo, en la festividad de San José. Los monumentos infantiles se queman a las 22 horas, mientras que los grandes lo hacen a la medianoche. En realidad, este es el horario oficial porque muchos monumentos se queman más tarde debido a la necesidad de que acudan los bomberos para proteger las fachadas o el arbolado.

La falla ganadora se quema a las 00:30 y la de la plaza del Ayuntamiento a la 1.

Los monumentos más grandes congregan a mucha gente y es díficil verlo bien. Es mejor ver cómo se quema alguna infantil o buscar un monumento grande que no sea de los principales.

También puede interesarte  Mejores zonas donde alojarse en Valencia

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *