Horario y precio para visitar la Torre de Belém

Horario y precio para visitar la Torre de Belém

Torre de Belém de Lisboa

La Torre de Belém es uno de los iconos de la ciudad de Lisboa. Y es también uno de los monumentos más visitados.

Es normal ver largas colas de turistas esperando a poder entrar a la torre. Antes de ir a verla deberías asegurarte de que vas a poder entrar, teniendo en cuenta el horario de apertura, ya que cierran pronto.

Belém es uno de los barrios más turísticos de Lisboa. No sólo tiene la torre, si no varios museos importantes, el monumento a los conquistadores, el monasterio de los Jerónimos y la auténtica pastelería de los pasteles de nata.

Has de tener en cuenta que Belém no es un barrio cercano al centro de Lisboa. Así que, en función de donde te alojes y el transporte que utilices, el trayecto puede durar unos 40 minutos.

Torre de Belém de Lisboa

Un velero de vista en la Torre de Belém

El estilo de la Torre de Belém es muy particular, es Manuelino con influencia mudéjar. Se trata del estilo que todo el país portugués adoptó durante la época de los descubrimientos, la más importante de Portugal.

Sin embargo, en Lisboa hay pocos edificios de este estilo, ya que muchos fueron destruidos en el gran terremoto que asoló la capital lusa en 1755.

Fue, junto al Monasterio de los Jerónicos, nombrado Patrimonio de la Humanidad en 1983.

Historia de la torre

En la historia de la Torre de Belém destaca el hecho de que su nombre original no es por el que todo el mundo la conoce, sino el de San Vicente Mártir, patrón de Lisboa.

Seguramente, frente a la torre, te parecerá que se trata de una obra de altura. Es elegante, de forma cuadrada, un balcón que apunta hacia el sur y aperturas para situar los cañones en caso de ataque.

Fue en el siglo XVI cuando se construyó en su honor, bajo el reinado de Manuel I. Su función principal, en el origen, fue servir como torre de vigilancia, formando parte de la línea de defensa de la ciudad.

Al principio, la torre estaba situada casi en el centro del río. La corriente ha terminado por arrimarla a la costa. Desde 1580, el almacén fue utilizado como calabozo, luego como faro y por último como edificio recaudatorio de impuestos para todos los que entraban en la ciudad,

La figura del rinoceronte

En la fachada que mira al oeste hay esculpida una figura de rinocerente, en homenaje a un animal de esa especie que fue trasladado a Lisboa antes de la construcción del edificio.

El rinoceronte fue un regalo del gobernador de la India controlada por Portugal al rey Manuel I. Causó gran expectación ya que era el primer animal de esa especie que llegaba a Europa desde hacía mil años.

Visita a la Torre de Belém

Vista cenital desde lo alto de la torre de Belém

Lo cierto es que la torre es más bonita por fuera que por dentro. La belleza que muestra su fachada constrasta con la sobriedad del interior.

También puede interesarte  Los 7 miradores y colinas de Lisboa

Frente a la torre, en tierra, hay unas escaleras que finalizan en el agua. La gente suele sentarse a descansar o admirar la torre. A continuación, hay un amplio jardín con árboles grandes. Suelen celebrarse festivales de diversa índole en esta parte de la ciudad.

La entrada a la fortaleza se realiza por el baluarte, tras pasar el puente de madera por encima del agua. La torre tiene cinco pisos con diferentes salas: la del Gobernador, la de los Reyes, la sala de Audiencias, la capilla y la terraza.

Horario de la Torre de Belém

El horario de la torre de Belém es de 10 a 17:30 horas de octubre a abril y de 10 a 18:30 horas de mayo a septiembre. Como puedes ver se trata de un horario más europeo que español. Está cerrado todo los lunes, el 1 de enero, domingo de Pascua, 1 de mayo, 13 de junio y 25 de diciembre.

Precio de la entrada

La entrada general a la torre cuesta 6 euros. Hay descuentos del 50% para mayores de 65 años, estudiantes, usuarios de la tarjeta joven y familias.

Además, los domingos y festivos la entrada es gratuita para los portugueses hasta las 14 horas. También puede entrar gratis los niños menores de 12 años, desempleados de la Unión Europea, personas con movilidad reducidad y el acompañante, profesionales y investigadores de patrimonio, periodistas, profesores, profesionales del turismo y miembros de asociaciones culturales portuguesas. Todos estos colectivos deben presentar documentación que acredite su condición.

Por último, hay varias fechas en las que la visita a la Torre de Belém es gratuita. Son el 18 de abril, por la celebración del Día Internacional de los monumentos y el 18 de mayo, por la celebración del Día Internacional de los museos.

Las entradas pueden comprarse online en la web de Patrimonio portugués.

Cómo ir a la Torre de Belém

Adornos heráldicos de la Torre de Belém

La mejor forma de llegar a la Torre de Belém desde Lisboa es el tranvía. El número 15E es el que hace la línea y el precio del billete sencillo es de 2,90 euros.

Esta línea tiene salidas tanto desde la plaza da Figueira como desde Cais do Sodré. Suele ser una ruta bastante concurrida. Con un poco de suerte, podrás viajar hasta la Torre de Belém en uno de los antiguos eléctricos, aunque lo normal es que lo hagas en uno de los modernos.

Para bajar del tranvía, tienes varias opciones. La más cómoda es la más próxima a la torre de Belém, que es la denominada Largo Princesa. Desde ahí, tienes que bajar la calle perpendicular, llamada avenida de la Torre de Belém.

Las vías del cercanías cortan el acceso directo a la torre, así que debes superarlas subiendo por el puente peatonal adyacente.

Las otras opciones tienen sentido si quieres pasar más tiempo en Belém, visitando los monumentos más importantes o algún museo. En tal caso, puedes bajar del tranvía en la parada Centro Cultural Belém, próxima al monumento de los descubridores o en la de Mosteiro Jerónimos, justo frente a la pastelería Pastéis de Belém.

Desde aquí puedes caminar por el paseo del río Tajo hasta la torre de Belém. Es un camino largo, pero vale la pena.

También puede interesarte  El tranvía eléctrico de Lisboa

También puedes llegar hasta la torre en coche. Hay plazas de aparcamiento (pocas) al lado de la torre. La otra opción es el autobús 714, 727, 728, 729 y 751, que hacen un recorrido similar al tranvía y el billete sencillo cuesta 1,80 euros.

Participar