Funcionamiento de los programas de fidelidad de las aerolíneas

Los programas de fidelidad o programa de viajero frecuente llegaron primero a Estados Unidos de la mano de American Airlines, para más tarde pasar a formar parte de todas las aerolíneas del mundo.

Mediante estos programas, los viajeros de las aerolíneas pueden sumar puntos por viajar y hacer compras, que luego pueden canjearse por vuelos gratuitos o descuentos.

Con el paso del tiempo y el aumento del número de usuarios, los programas de fidelidad han llegado a pasajeros de cualquier clase económica. Ahora se han convertido en una herramienta de marketing, fidelización y fuente de ingresos muy importante para las compañías aéreas.

Viejo Boeing 777-200ER de American Airlines
Viejo Boeing 777-200ER de American Airlines. Foto: Alex Beltyukov en Wikimedia

Origen de los programas de fidelidad

Los primeros programas de fidelidad para viajeros de avión nacieron en la década de los años ochenta. La desaparecida Western Airlines regalaba 50 dólares a sus pasajeros tras realizar 5 viajes con ellos, pero la primera aerolínea en ofrecer un programa basado en millas fue American Airlines.

Fue el 1 de mayo 1981 cuando se lanzó el programa AAdvantage, que ofrecía a los clientes de la aerolínea descuentos en billetes de avión, upgrades y compra directa de billetes con millas.

Lo curioso es que tan sólo seis días más tarde fue United Airlines quien lanzó su programa de viajero frecuente MileagePlus. Si te preguntas cómo fueron capaces de lograrlo tan pronto, la empresa ya tenía desde hace meses planificado el lanzamiento, pero tuvo una huelga y lo retrasaron.

Cuatro meses después, hizo lo propio Delta Airlines y un año después British Airways, la primera en hacerlo fuera de Estados Unidos.

Al principio, lo normal era formar parte únicamente de un programa de fidelidad, normalmente de la aerolínea más habitual. Estos viajeros solían ser empresarios o comerciales que tomaban vuelos por todo el mundo y así sumaban millas en su cuenta.

De qué sirven los programas de fidelidad

Desde su origen, los programas de fidelidad han sido mejorados y han llegado a más gente. Con la reducción de precio de los vuelos aéreos, estos programas han ido consiguiendo mayor número de usuarios.

Todos los programas cuentan con varias categorías, llamadas también status. Cualquiera puede registrarse de forma gratuita y formar parte de la primera categoría. Puede ascenderse de status realizando un número determinado de vuelos, lo que da acceso a disponer de beneficios superiores, como son la elección de asientos de forma gratuita, facturación en mostradores business, mejora en la franquicia de equipaje, acceso a salas VIP y otros muchos.

Los programas de viajero frecuente de las aerolíneas suponen un nivel alto de rentabilidad para estas, por ello se empeñan en promocionarlas y mejorarlas. Muchos de estos ingresos llegan a través de los socios. Un estudio de la Universitat Autónoma de Barcelona dice que las acciones de marketing a los clientes ya fidelizados son «significativamente más eficaces y no es necesario gastar tanto dinero para mantener el interés y la lealtad».

Características de los programas de viajero frecuente

Cada programa tiene sus propias características, aunque todos se basan en el mismo concepto. No obstante, sería bueno estudiar cada uno de ellos para decidir cuál es el más interesante.

No hay ningún impedimento para pertecener a varios. Es más, es lo recomendable para poder disfrutar de más ventajas.

Los programas de fidelidad permiten al usuario conseguir millas por volar con la aerolínea correspondiente. Estas millas son puntos que pueden utilizarse para conseguir vuelos gratis. No es fácil alcanzar esta meta, puesto que el precio de esos vuelos en millas es alto. Sin embargo, las aerolíneas disponen de otros métodos para conseguir puntos, como el uso de tarjetas de crédito, la compra de productos por Internet o realizar gastos en negocios que forman parte del grupo de socios de la aerolínea.

El objetivo es ir acumulando millas regularmente, para sumar de forma constante, evitando así la caducidad de las mismas (suelen caducar a los 18 meses de inactividad). Sólo en los programas Miles & More de Lufthansa y SkyMiles de Delta no caducan.

Además, las aerolíneas otorgan mejoras de status al realizar un número determinado de vuelos al año. Cada programa y cada nivel del programa requiere un número de vuelos diferente. Esta mejora de status permite otros beneficios superiores, como son la elección de asientos de forma gratuita, facturación en mostradores business, mejora en la franquicia de equipaje, acceso a salas VIP y otros muchos.

Cómo elegir programa de fidelidad

Foto: Claudio Schawrtz en Unsplash
Salón de facturación de Swiss en el aeropuerto

Lo ideal es diversificar para poder dar más valor a las millas. Lo lógica invita a pensar que lo normal es que formar parte del programa de fidelidad de la aerolínea de bandera de tu país. Si hay más y forman parte de diferentes alianzas, entonces mejor formar parte de ambas.

No hay un programa de fidelidad que sea superior a los demás, pero sí hay que tener en cuenta a qué alianza pertenece cada aerolínea, lo que te permitirá viajar y acumular millas aunque viajes en una aerolínea de cuyo programa viajero no formas parte.

Lo mejor sería formar parte de una aerolínea por alianza. No tiene sentido utilizar dos aerolíneas que forman parte de una misma alianza, porque estarás diviendo las millas. El objetivo es sumar lo máximo posible en un único programa.

En el estudio mencionado antes indican que el 50% de los usuarios analizados sólo disponían de una tarjeta de algún programa de fidelidad. El 31,8% tenía 2 y un 18,2% 3 o más. También dice que es mayor el número de viajeros que forman parte de algún programa de viajero frecuente cuanto mayor es el número de vuelos que realiza.

Alianzas aéreas

En el mundo aeronáutico existen tres grandes alianzas. Son Star Alliance, Skyteam y OneWorld.

Las alianzas aéreas son un conjunto de aerolíneas asociadas con el objetivo de ofrecer un conjunto de servicios a sus pasajeros. Así, por ejemplo, una aerolínea que no tiene rutas en Asia, puede vender la ruta que sí gestiona una de sus compañeras dentro de la alianza.

Además, al formar parte de la misma alianza, puedes acumular millas en tu programa de fidelidad, utilizar millas y disfrutar de las ventajas por tu status en ese programa.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *