Conducir en Canadá: todo lo que necesitas saber

Quien sabe conducir no necesita demasiadas instrucciones a la hora de hacerlo en otro país. Sin embargo, siempre existen algunas costumbres o normativas diferentes que es recomendable conocer antes de ponerse al volante.

En Canadá la circulación se realiza por la derecha, como en casi todo el mundo y, en general, las normas son las mismas, aunque debido a su orografía y la presencia de animales salvajes, encontrarás señales que quizá nunca antes habías visto. Para llegar con todo previsto, a continuación te presento algunos consejos para conducir en Canadá.

Puente Champlain en Canadá
Foto: Nick Fewings en Unsplash

Lo que debes saber para conducir en Canadá

El límite de velocidad es de 100 km/h

En la Columbia británica es de 120 km/h. Es un límite superior al del resto del mundo, debido a que muchos trayectos se realizan atravesando zonas con presencia de animales salvajes.

Sin embargo, enseguida comprobarás que todos los vehículos circulan a mayor velocidad de la permitida, incluso los camiones. Esto es porque existe cierta tolerancia a superar ese límite. Parece ser que solo multan cuando algún vehículo circula a una velocidad superior a la del resto, es decir a partir de 110 ó 115 km/h, o por realizar una conducción peligrosa.

Seguirás viendo muchos vehículos que circulan más rápido, pero la mayoría no superan los 115 km/h.

No hay demasiados radares, pero la policía advierte de que se realizan controles de velocidad por patrullas en helicópteros. También hay coches patrulla ubicados aleatoriamente en las autovías y no dudan en perseguir al infractor. Tienen coches muy potentes.

Autovías y autopistas

La mayoría de carreteras de Canadá son gratuitas. Puedes trasladarte entre las principales ciudades por carreteras bien conservadas de dos o tres carriles, con arcenes anchos.

También existen autopistas de pago, aunque son menos. Algunas de estas autopistas no tienen peaje, sino que funcionan de forma automática haciéndole una foto a la placa de la matrícula. Si circulas con un coche alquilado, enviarán la factura a la empresa donde alquilaste y ellos te la cobrarán.

Coches automáticos

En Canadá será difícil que conduzcas un coche con transmisión manual, ya que la mayoría de vehículos son automáticos. En Europa no estamos acostumbrados, así que vamos un poco perdidos. Lo principal que debes saber es que no existe el embrague y que para poner cambiar la marcha debes pisar el freno. Hay más, pero las marchas comunes son P (parada), N (neutra), R (marcha atrás) y D (conducción).

Cuando tengas que parar pondrás la P, si simplemente paras pero no vas a dejar el coche puedes poner la N, cuando tengas que ir hacías atrás pones la R y para conducir la D. Y ya no tienes que tocar nada más. También puedes encontrarte la L, que es subir cuestas.

Adelantamientos

Conduciendo por Canadá vi adelantamientos por todos los carriles de la carretera. Hay conductores impacientes que prefieren adelantar por la derecha, otros que deciden no moverse jamás del carril central y los que intentando no superar el límite de velocidad, adelantan por la izquierda.

No conducen mal. Es más, respetan al resto de conductores, se apartan se hay alguien estacionado en el arcén y frenan ante los peatones, pero con los adelantamientos me sorprendieron. No me lo esperaba.

Luces encendidas

Tienes que circular con las luces encendidas o te arriesgas a una multa. Encontré bastantes conductores sin luces, así que no sé hasta que punto habrá tolerancia a esto.

Animales salvajes

De vez en cuando te encontrarás con señales que advierten de la posible presencia de animales salvajes. En algunos casos se recomiendo reducir la velocidad porque la posibilidad es más alta. Existen paneles informativos que se actualizan al momento en cuanto se recibe un aviso. Yo no vi niguno, pero es más habitual de lo que parece.

Semáforos y zona de parada

El semáforo al que tienes que prestar atención está frente a la línea de parada de este. En Europa solemos frenar justo debajo del semáforo, pero en Canadá están ubicados cruzando la intersección. La verdad es que permite una mejor visión del mismo. Los colores son los mismos, aunque a veces te encontrarás también líneas verticales y horizontales, que son para los autobuses y tranvías.

Giros a la derecha

En Canadá puedes girar a la derecha aunque el semáforo esté en rojo, siempre teniendo en cuenta que puede venir tráfico desde la izquierda. Aplica como si fuese un semáforo parpadenado en ámbar. Eso sí, debes respetar a los peatones que están cruzando.

No se puede girarhasta que esté en verde si hay una señal que indica lo contrario. A veces solo se puede girar en rojo a ciertas horas, normalmente con tráfico reducido.

Carrilles de incoporación a la izquierda

En algunas autovías hay áreas de servicio con salidas a la izquierda. Esto es inusual en Europa, así que si ten cuidado si quieres salir por ella. Los carriles de incoporación de estas áreas de servicio también entran por la izquierda.

Otras zonas, donde no hay municipios o salidas cercanas, han incluido cambios de sentido en el centro de la autovía. Hay que estar atento porque además son anunciados mediante señales con poco tiempo de antelación.

Carriles especiales

Existen en algunas autovías, carriles especiales que solo pueden utilizar vehículos de transporte o aquellos con una licencia. También vimos algunos en los que solo podían circular vehículos con más de dos pasajeros. Los distinguirás porque tienen un rombo dibujado en el suelo.

Cómo actuar si te reclama la policía

Si un vehículo de la policía se posiciona detrás del tuyo con las luces de emergencia, debes parar en cuanto tengas opción, apagar el motor y esperar a que el oficial salga del coche. Canadá no es Estados Unidos, pero no hagas tonterías.

Gasolineras y áreas de servicio

Cerca de las ciudades hay gasolineras por todas partes, incluso dentro de ellas, pero una vez te alejas de ellas puedes estar más de 100 kilómetros sin lugares donde respostar. Esto depende de la carretera. Por ejemplo, de Toronto a Montreal hay áreas de servicio cada 60 kilómetros.

También se anuncian aquellas salidas hacia municipios donde hay gasolineras y zonas de restauración próximas.

Cómo respostar gasolina en Canadá

Las gasolineras de Canadá son como las de cualquier otro país. Hay surtidores de diesel y de gasolina. A veces están juntos. Si quieres gasolina, puedes escoger la Regular de 87 octanos, la Plus de 89 octanos y la Super Clean de 91 octanos. En algunas gasolineras también encontrarás la Ultra de 94 octanos.

Para ti, que estás de paso y con un vehículo alquilado, la única diferencia entre ellas es el precio, así que escoge la más barata.

Al llegar, lo único que debes hacer es acerca el coche al surtidor. Todas las máquinas son electrónicas y tienes dos opciones: pagar la cantidad de gasolina que quieres o llenar el depósito y pagar dentro.

  1. Para la primera opción, debes introducir la tarjeta, seleccionar el tipo de gasolina que quieres y la cantidad. A continuación, descuelga la manguera y pon la gasolina. Si quieres pagar en efectivo debes entrar en la tienda.
  2. En la segunda opción, descuelga la manguera, selecciona el tipo de gasolina y llena el depósito. Cuando llegue al máximo, la manguera detendrá el surtido. Ahora debes ir dentro de la tienda a pagar, únicamente indicando el número de surtidor.

Si pagas con tarjeta, algunas gasolineras te cargarán la diferencia restante entre 100 dólares y la cantidad de gasolina que has puesto. Desconozco el motivo, pero retiran el cargo al día siguiente.

Aparcar en las ciudades

No hay aparcamiento gratuito en las principales ciudades de Canadá. Se utilizan mucho los parkings subterráneos, de los que el ayuntamiento correspondiente es propietario. No son demasiado caros si te quedas un par de días. El máximo por día suele rondar los 18 dólares.

En la calle se puede aparcar gratuitamente a ciertas horas, depende de la ciudad. Tienes que fijarte en las señales, aunque a veces no están demasiado claras. En general suele ser desde las 23 hasta las 8 horas, excepto en aquellas zonas reservadas para residentes.

Foto: Yi Liu en Unsplash

Alquilar un coche

En Canadá están presentes las más importantes empresas de alquiler de vehículos, como pueden ser Avis, Alamo o Hertz. Puedes reservar uno de los coches de su flota a través de sus sitios web o presencialmente en los mostradores que tienen en los principales aeropuertos del país. Recomiendo reservar con antelación, por si acaso.

Los precios son similares a los que se pueden encontrar en Europa, aunque varían en función de los días de alquiler, el tipo de vehículo y la oficina de recogida y devolución. Por ejemplo, es más caro recoger y devolver en el aeropuerto, así como cuestan más los coches más grandes o más potentes. Por mi experiencia, Avis es, en términos generales, más barata que las demás y la experiencia con ellos no fue mala.

El proceso para recoger y devolver el vehículo es muy sencillo. Necesitan los datos, el carnet de conducir de la persona que lo va a conducir y una tarjeta de crédito. Suelen cargar una cantidad como depósito, que se devuelve al retornar el vehículo en perfectas condiciones.

Al devolver el coche, los operarios verificarán que el depósito de gasolina está lleno y si no has escogido el seguro a todo riesgo, comprobarán que no hay marcas en la carrocería. Si todo está bien, generan la factura y a casa.

Etiquetas:

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *