Cómo planificar un viaje

Ahora que se acerca el verano son muchos quienes están planificando sus vacaciones. Hay personas a las que les desespera o agobia preparar un viaje. A mi me encanta. Es algo que me relaja, aprendo muchísimo y me sirve para conocer mejor el lugar que voy a visitar.

En ocasiones soy capaz de preparar un viaje entero para, al final, decidirme por otro destino. Puede pasar, porque hay destinos que antes de verlos ya enamoran.

Algo así me ocurrió el pasado verano con Croacia y allí que nos fuimos. Este verano no disponemos de muchos días para poder irnos fuera así que hemos decidido hacer una escapada corta a Polonia.

Después de tantos viajes se adquiere un saber hacer con las reservas tanto de hoteles como de vuelos y la forma de pensar cambia. Se podría decir que yo ya tengo una forma predefinida de planificar los viajes.

Ordena tu próximo viaje

1. Nunca tengo un sólo destino

Suelen ser varios. Así que hago búsquedas, para las fechas que me interesa, de hoteles, vuelos, alquiler de coche, excursiones, comidas… Todo lo que crea que puedo llegar a utilizar en ese viaje. Después de esto ya puedo hacerme una idea de lo que podría costar viajar a cada sitio, así puedo eliminar destinos por su alto coste.

Algo que nunca se debe olvidar es que los viajes salen más baratos cuanto antes se planifican. Esperar al último momento para comprar unos billetes de avión no suele salir bien; los hoteles están todos ocupados y sólo quedan los apartamentos más caros. Es necesario ser previsor. Yo recomiendo tratar de no llegar a mayo sin las vacaciones planificadas. Después de mayo todos los precios suben y ya no bajan.

Yo utilizo Booking.com para elegir mis alojamientos. Como se pueden filtrar las búsquedas, selecciono cancelación gratuita y reservo aquellos hoteles, apartamentos u hostales que más me gustan, incluso sin tener claro cuál será mi destino final. Esto lo hago para evitar subidas de precio posteriores. Aunque he de decir que más de una vez he encontrado el alojamiento que ya tenía reservado más barato.

Es importante comprobar la ubicación de los alojamientos. En función de cómo vamos a llegar al destino, ya sea avión, tren, coche propio o metro, debemos tratar de estar próximos al centro y al mayor número posible de transportes.

2. Programación

Una vez elegidos los lugares donde dormiremos, repaso todas las actividades a realizar y compruebo si alguna visita necesita reserva previa. Lo que quiero evitar de esta forma es llegar a un destino y perderme una visita imprescindible por no haber reservado. En caso de ser necesaria reserva, si ya no hay disponibilidad, desecho ese destino. Prefiero ir en otro momento antes que perderme algo importante.

3. Festividades

Hay que revisar también si en las fechas del viaje hay anunciada alguna huelga o es festivo en el lugar de destino. También hay que decidir cómo nos desplazaremos. Si es con transporte público, lo ideal es saberlo antes de viajar.

4. Alertas de precio

Sólo cuando todo esto está revisado y decidido, sólo entonces compro los billetes de avión, que previamente ya habré buscado para comprobar si hay cambios de precio. Es muy frustrante ver un precio más alto que en la última consulta, lo sé, pero así son las cosas. Por eso es importante planificar las vacaciones cuanto antes. Y si ya sabes donde quieres con mucha antelación, vigila los precios con más tiempo. Todos los buscadores tienen ahora servicio de alertas que avisan de subidas y bajadas de precio.

5. Comprobar todos los gastos

Cuando alguien elige visitar un destino se tienen en cuenta muchas variables, pero si la principal es económica, hay que tener en cuenta que el vuelo puede ser más barato pero los hoteles más caros, o la alimentación. Y al final gastar mucho más de lo esperado. En mi caso, pienso mucho cada reserva antes de hacerla.

6. Definir la ruta del viaje

Ahora, con alojamientos, billetes y excursiones definidas, es el momento de decidir qué hacer cada día. Esto es importante sobre todo cuando los viajes son cortos y es necesario aprovechar el tiempo al máximo. Hay cientos de blogs con recomendaciones y portales con valoraciones de otros turistas.

Yo utilizo la herramienta Google Drive para anotar todos los datos del viaje, así puedo consultarlo en cualquier sitio y compartirlo con mi pareja para que también añada cualquier dato interesante. En este documento incluyo precios, destinos, horarios y cosas para ver.

Como ves, mi proceso no es definitivo pero permite mantener un orden a la hora de planificar un viaje y no agobiarse. Se trata de tenerlo todo controlado y no dejar que nada se nos escape.

 

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *