¿Qué son las aduanas?

Las aduanas son una parte de los viajes que no nos gustan. Solemos asociarlas con problemas porque acabar en ellas seguramente conlleve más tiempo de espera y posiblemente una investigación sobre los motivos del viaje y el equipaje.

Lo cierto es que desempeñan un papel crucial en la protección de la seguridad nacional, la salud pública y el medio ambiente al supervisar los bienes que cruzan las fronteras y te sorprendería saber qué es capaz de llevar la gente en la maleta.

Las aduanas son oficinas a cargo del Estado, que se ocupan de regular y controlar el flujo de mercancías que ingresan o salen de un país. Su función principal es garantizar el cumplimiento de las leyes aduaneras y de la recaudación de impuestos sobre importaciones y exportaciones.

Estos centros de control tienen una larga historia que se remonta a civilizaciones antiguas. Durante la Edad Moderna, se convirtieron en instituciones clave para los estados soberanos en la protección de sus intereses económicos y políticos.

¿Para qué sirven las aduanas?

Hay dos funciones principales asociadas a las aduanas:

  1. Las aduanas son responsables de calcular y cobrar estos gravámenes. La principal fuente de ingresos para muchos gobiernos proviene de los aranceles e impuestos aplicados a las mercancías importadas.
  2. Garantizan que las mercancías que ingresan o salen cumplan con las regulaciones y normativas establecidas. Esto incluye la inspección de productos para garantizar la seguridad del consumidor y prevenir la entrada de mercancías ilegales.

Además, regulan el comercio internacional para proteger la economía nacional, promoviendo la competencia leal y evitando prácticas comerciales desleales. Y previenen la entrada de productos peligrosos o que puedan utilizarse con fines ilícitos, como armas o sustancias prohibidas.

Son más conocidas, sobre todo, las aduanas ubicadas en los aeropuertos, pero existen diferentes tipos:

  • Aduanas de frontera: son las ubicadas en los límites territoriales de un país, controlan el flujo de mercancías que entran y salen. En la Unión Europea, aunque siguen existiendo, se puede circular libremente.
  • Aduanas interiores: situadas en puntos estratégicos dentro del país, supervisan el movimiento de mercancías en el ámbito nacional.
  • Aduanas marítimas, terrestres y aéreas: especializadas según el medio de transporte, estas aduanas se encargan de regular el comercio en puertos, fronteras terrestres o aeropuertos.

Las aduanas para el comercio

Los procedimientos aduaneros son pasos esenciales que las empresas deben seguir al importar o exportar mercancías. Para ello, en primer lugar, las empresas deben presentar una declaración aduanera, un documento detallado que proporciona información sobre la naturaleza de las mercancías, su valor, origen y otros datos relevantes.

Además, las aduanas pueden llevar a cabo inspecciones físicas para verificar la precisión de esta declaración y asegurarse de que las mercancías cumplan con las regulaciones locales.

Un paso clave en este proceso es la clasificación arancelaria, donde las mercancías se asignan a códigos específicos que determinan los aranceles aplicables. La correcta clasificación es crucial para calcular los impuestos de manera precisa. Posteriormente, las empresas deben realizar el pago correspondiente de aranceles e impuestos antes de que las mercancías sean liberadas.